La carretera que une Damasco, capital de Siria, con la provincia central de Homs, una vez concluido el desminado, se ha abierto a la circulación civil después de cinco años. Ha sido posible tras la expulsión de los grupos armados y de los terroristas de las zonas limítrofes a la ciudad capitalina.

Según ha informado este martes la agencia siria oficial de noticias, SANA, citando al Ministerio de Transporte de Siria, la autopista internacional Damasco-Homs ha vuelto a ser accesible para los civiles después de que las fuerzas sirias terminaran el proceso de desminado para garantizar la seguridad de los transeúntes.

Las partes al norte de Damasco (en especial la zona de Harasta y la Guta Oriental) de la mencionada autopista cayeron en 2013 bajo el control de grupos armados como el llamado Ejército Libre de Siria (ELS) y el Frente Al-Nusra (conocido como el Frente Fath Al-Sham) —vinculado a Al-Qaeda—, y hasta hace poco seguían en manos de los terroristas, por lo que los civiles no podían usar esa carretera.

Además, los grupos armados y terroristas abrían fuego indiscriminado contra los civiles que trataban de circular por la autopista Damasco-Homs de modo que decenas de personas han muerto desde el 2013 debido a ataques de los extremistas y los “rebeldes”.

En total, informa SANA, se tuvo que reparar por completo una longitud total de 34 kilómetros de la autopista, ya que los extremistas y los rebeldes habían causado amplios daños, y también proceder al desminado.

Las fuerzas sirias y sus aliados iniciaron a mediados de febrero una operación contra los grupos armados y extremistas radicados en Guta Oriental y en el mes de abril consiguieron liberar toda la zona, restableciendo de este modo su control sobre las vías que unen Damasco con diferentes zonas del norte y centro de Siria.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.