En este momento, Tierra Santa es un lago de sangre. En tan solo un día, 2500 heridos y decenas de muertos: Israel los mató, disparó sin piedad contras las manifestaciones; mujeres, niños, todos corrían, del cielo caían bombas lacrimógenas y desde el otro lado les disparaban, hasta un bebé murió.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.