Río de Janeiro (Brasil), 13 jun (Spuntik).- El ministro de Cultura de Brasil, Sérgio Sá Leitão, criticó el martes, a través de un comunicado, una medida impulsada por el Gobierno de Michel Temer que reducirá el actual presupuesto de su Secretaría de Estado en detrimento de un nuevo fondo para la seguridad pública.

“La medida (…) reduce drásticamente la participación del Fondo Nacional de Cultura de lo recaudado por las loterías federales, el porcentaje, que era del tres por ciento, podría caer en 2019 al uno por ciento y 0,5 por ciento, dependiendo del caso; se trata de una decisión equivocada que no tiene el apoyo del ministerio de Cultura”, afirmó Sá Leitão.

El lunes, Temer anunció la creación de un Fondo Nacional de Seguridad Pública, que financiará el Sistema Único de Seguridad Pública, un nuevo instrumento que pretende mejorar las coordinación entre los distintos niveles de la administración para luchar contra la violencia.

La mayoría de los recursos destinados al Fondo provendrán de lo que el Estado recauda con las loterías.

El representante de Cultura considera que la inversión en seguridad es “obviamente crucial”, pero cree que la cultura, igual que el deporte y el desarrollo comunitario, son instrumentos para luchar contra la violencia.

“La cultura es un vector de inclusión y crecimiento económico”, afirmó el ministro, que recordó que las actividades culturales representan actualmente el 2,64 por ciento del Producto Interno Bruto de Brasil y generan un millón de empleos formales.

Para el ministro reducir los recursos de la política cultural es, en realidad, “un incentivo a la criminalidad”, y cree que ese nuevo fondo para la seguridad penaliza injustamente al sector cultural.

Por esa razón, aseguró que luchará para que el Congreso Nacional modifique la norma.

No es la primera vez que el sector cultural y Temer tienen un encontronazo; poco después de que el presidente llegara al poder, en mayo de 2016, anunció la supresión del Ministerio de Cultura, lo que desató fuertes protestas de la clase artística y lo obligó a dar marcha atrás.

El otro encontronazo fue cuando Marcelo Calero, ministro de Cultura, presentó su dimisión en noviembre de 2016 alegando que había recibido presiones del ministro de la Secretaria de Gobierno, Geddel Vieira Lima, para que diera luz verde a la construcción de un apartamento de lujo en una zona histórica protegida en Salvador de Bahía (noreste).

Pocos días después renunció Vieira Lima, después de ser acusado de tráfico de influencias.

Calero dejó su cargo en medio a fuertes críticas a Vieira Lima, que ahora está preso por corrupción después de que se encontraran 51 millones de reales en su apartamento (casi 14 millones de dólares), y al propio Temer, al que acusó de ser consciente de la situación y de no hacer nada para evitar las presiones. (Sputnik)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.