El general sudanés Omar Al-Bashir

El general Sissi, presidente de Egipto, gira una visita oficial de dos días a Sudán. Las relaciones entre los dos países se deterioraron tras el alineamiento de Sudán con Etiopía en el litigio sobre la presa de Nahda.

Es otro ejemplo del reajuste en el Cuerno de África, que ya hemos expuesto, consecuencia del reasentamiento de los imperialistas e Israel en la región de África oriental. La alianza entre Etiopía y Eritrea conduce a otra alianza entre El Cairo y Jartum.

Ambos países están enredados en una trama que supera sus propias capacidades. Los recientes acontecimientos en Gaza han demostrado que Egipto es incapaz de desempeñar con éxito el papel que durante mucho tiempo le asignaron los mismos que le ayudaron a llegar al poder en 2011 con la Primavera Árabe.

En cuanto al sudanés Omar Al-Bashir, lleva ya más de 20 años al frente de Sudán y ya no sabe cómo seguir suministrando carne de cañón para alimentar la aventura militar en Yemen, a cambio de un puñado de dólares.

Lo mismo que Emiratos, Sudán creyó que la agresión contra Yemen era “pan comido” y su prolongación multiplica exponencialmente un número de muertes tan elevado que la población sudanesa no está dispuesta a soportar más tiempo, ni siquiera por un puñado de dólares.

También en Jartum, la leña no para de llegar al fuego. Se ha filtrado la noticia de que los soldados sudaneses que se negaron a entrar en combate o se estaban retirando de Yemen fueron ejecutados implacablemente por oficiales saudíes.

Ansarolah ha echado sal en las heridas de Bashir pidiéndole que haga público el número de muertes de soldados sudanesas en la guerra de agresión contra Yemen.

Más información:
– La Guerra de Yemen provoca un conato de revuelta palaciega en Emiratos Árabes Unidos 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.