China debería reconsiderar el tamaño «suficiente» de sus reservas de armas nucleares para ahuyentar a posibles atacantes, dijo el Global Times de China, señalando la «actitud agresiva» de los Estados Unidos en el Mar de China Meridional y el problema de Taiwán.

Una de las lecciones que China tiene que aprender de la cumbre entre Donald Trump y Vladimir Putin es que Washington respeta el poder militar en primer lugar y una gran reserva de armas nucleares, en particular, dijo el periódico afiliado al Partido Comunista Chino en un editorial el viernes. El artículo sugiere que el arsenal nuclear de Rusia está detrás del «respeto del país por el país y probablemente la única razón que disuadió anteriormente a la OTAN de participar» en un conflicto abierto en Ucrania y Siria con Rusia.

«Solo al observar la actitud agresiva de los Estados Unidos en el Mar del Sur de China y la cuestión de Taiwán, sabemos que la fortaleza nuclear de China está lejos de ser suficiente. Parte de la arrogancia estratégica de Estados Unidos puede provenir de su ventaja nuclear absoluta», agregó. editorial advirtió. Agregó que un día Washington puede «convertir esta arrogancia en una provocación militar» que involucre a China.

Por lo tanto, impulsar el desarrollo de armas nucleares para demostrar la determinación de defender sus intereses nacionales básicos debe ser una «máxima prioridad» para el país, destacó el artículo.

Mientras que Moscú y Washington son hegemonías nucleares globales por el número de ojivas nucleares, Beijing se queda atrás de las dos potencias en el club nuclear. Las fuerzas chinas poseen aproximadamente 270 cabezas nucleares en comparación con los varios miles de arsenales estadounidenses y rusos, según un informe del Instituto Internacional de Investigación de la Paz de Estocolmo (SIPRI) 2017.

Beijing está «aumentando lentamente» el número de cabezas nucleares y actualmente está desarrollando el Dongfeng-41 (DF-41), un misil balístico de largo alcance posiblemente capaz de atacar cualquier objetivo potencial en todo el mundo. Sin embargo, no está claro cuándo la nueva arma entrará en servicio.

Además de la reciente guerra comercial entre las dos potencias, las fuerzas chinas y estadounidenses han flexionado sus músculos en las disputadas aguas del Mar Meridional de China, que Pekín reclama como su territorio nacional. A pesar del hecho de que Estados Unidos no se encuentra entre los estados demandantes, insiste en que el área debe seguir siendo aguas internacionales. Washington rutinariamente envía misiones de «libertad de navegación», que incluyen buques de guerra y bombarderos, a la región, provocando la ira de Pekín.

Taiwán es otro punto delicado en las relaciones entre Estados Unidos y China, ya que la isla busca una autonomía más amplia e incluso la independencia de China continental. Washington reconoce la política de «Una China» de las autoridades chinas, que estipula la integridad del país, pero eso no le ha impedido realizar maniobras bastante provocativas en la región. En otro caso de hacer oídos sordos a las protestas vocales de China, el Departamento de Estado de EE. UU. Confirmó las ventas de tecnología submarina a Taiwán.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.