La Administración Obama entregó dinero de los contribuyentes de EE.UU. a un afiliado de Al Qaeda en Sudán. Además, pese a que al principio se trató de un error, transfirió la mayor parte de la suma ya después de haberse percatado del mismo, según se desprende de un material exclusivo publicado por el portal i24NEWS.

Una investigación conjunta, realizada por especialistas del citado medio y la organización sin fines de lucro Middle East Forum, ha encontrado que durante la presidencia de Barack Obama, la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional entregó 200.000 dólares a Islamic Relief Agency (ISRA) basada en Jartum, la capital sudanesa.

ISRA ―señala el medio― fue sancionada por EE.UU. y designada como entidad global terrorista por su apoyo financiero a Osama Bin Laden.

Se precisa que ese financiamiento fue detenido tan pronto como se supo que se trataba de un grupo proscrito. No obstante, después de que se conociera el error, el Departamento del Tesoro de EE.UU. emitió una licencia especial que permitió la transferencia de 125.000 de dólares a la ISRA, concluye la investigación.

¿Cómo ocurrió?

Según i24NEWS, en febrero de 2014 la agencia gubernamental estadounidense aprobó un subsidio de 723.405 dólares a la organización benéfica World Vision, fundada en EE.UU., para un proyecto humanitario en el estado de Nilo Azul en Sudán. El acuerdo designaba 200.000 dólares de esta suma como un subsidio particular a la Islamic Relief Agency para “brindar ayuda humanitaria a las personas desplazadas”.

Sin embargo, diez años antes de ese hecho la red global de la ISRA había sido designada en EE.UU. como una entidad terrorista global por apoyar económicamente a Osama Bin Laden, el fundador de Al Qaeda, así como por haber estado “afiliada” a Maktab Al-Khidamat, el precursor del famoso grupo terrorista. La agencia también fue señalada por ayudar al movimiento palestino Hamás.

Dicha designación, precisa el portal, bloqueó todos los activos de la ISRA en EE.UU., y penalizó la provisión de fondos o apoyo a cualquiera de sus oficinas.

En el marco del acuerdo con la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional, World Vision debía verificar que ISRA no estaba en la lista de sanciones de EE.UU. Al mismo tiempo, la investigación destaca que no queda claro por qué la propia agencia estadounidense no pudo hacerlo.

World Vision, por su parte, indicó a i24NEWS que buscó en la lista de sanciones a Islamic Relief en Sudán, pero que la búsqueda no dio resultados. Según el medio, “la base de datos enumera a ISRA como basada en Misuri, registrada en la dirección de sus antiguas oficinas estadounidenses”.

Una transferencia aprobada tras conocerse el error

En noviembre de 2014, World Vision notificó a la agencia estadunidense sobre que su socio local podría ser el mismo ISRA que figura en la lista de sanciones y suspendió sus transacciones con la misma. La Agencia para el Desarrollo Internacional confirmó con el Departamento del Tesoro que en realidad parecía ser la misma entidad, y en febrero de 2015 ordenó a la organización benéfica suspender sus transferencias.

Sin embargo, se encontró con que en mayo de 2015 la Oficina de Control de Activos Extranjeros, dependiente del Departamento del Tesoro, emitió una licencia a World Vision que lo autorizaba a completar la transferencia de 125.000 a ISRA, basada en Jartum.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros, por su parte, afirmó emitir la licencia tras una consulta con el Departamento de Estado. El último se negó a comentar por qué le recomendó hacer esa autorización, recalca el medio.

“La revelación significa que los funcionarios de la Administración Obama autorizaron a sabiendas la transferencia del dinero de los contribuyentes estadounidenses a una organización que estaba en su lista negra de financiación del terrorismo”, concluye.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.