El músico Leandro Bianco sostiene una bandera con el rostro de Santiago Maldonado y los colores típicos de los pueblos originarios. / Leandro Lutzky / RT

La convocatoria central fue en la Plaza de Mayo de la ciudad de Buenos Aires, donde se exigió saber en qué circunstancias perdió la vida el joven artesano, cuyo cuerpo apareció en un río.

Familiares, amigos y organismos de derechos humanos vinculados a la causa del fallecimiento de Santiago Maldonado se manifestaron este miércoles 1 de agosto en distintos puntos de Argentina al cumplirse un año de la desaparición del joven artesano, cuyo cadáver apareció el 17 de octubre del 2017 en las frías aguas del Río Chubut, al sur del país.

La convocatoria principal fue en la Plaza de Mayo, un icónico escenario de la ciudad de Buenos Aires para las protestas sociales, donde también acudieron partidos políticos, organizaciones sindicales y miles de ciudadanos sin afiliación partidaria. Desde las 17 (hora local) tocaron bandas que homenajearon el recuerdo de Maldonado y a partir de las 18 comenzó el acto central, con una consigna que apuntaba hacia la presunta implicancia de las autoridades locales en la muerte del argentino: “El Estado es responsable”, sostuvieron los organizadores.

Paredes de Buenos Aires empapeladas con el rostro de Santiago Maldonado, a un año de su desaparición. / Leandro Lutzky / RT

Algunas de las emblemáticas asociaciones que participaron del encuentro fueron Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, reconocidas en todo el mundo por su lucha contra los crímenes de lesa humanidad cometidos por la última dictadura local, y el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

“Siempre con una sonrisa, era un buen pibe”

La plaza estuvo colmada a pesar de las bajas temperaturas del invierno porteño. Las sensaciones de los presentes eran casi todas unánimes: apuntaban hacia el Gobierno local, señalado como un entorpecedor de las investigaciones. “Todo el tiempo quisieron tapar el problema, encubrir y hacer de cuenta que no pasó nada con la Gendarmería, pero es impensable que el chico se haya tirado al agua a nadar en agosto -pleno invierno- en el sur”, reprochó Carlos Botero, uno de los manifestantes sin banderas políticas. En esa línea, agregó: “Se trata de un modelo represivo, es eso lo que está en juego”.

Muchos manifestantes pidieron la renuncia de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. / Leandro Lutzky / RT

Por su parte, Pablo Avila llegó desde 25 de Mayo, una pequeña ciudad de la provincia de Buenos Aires, y explicó los motivos de su presencia en la plaza: “Vine porque Santiago era amigo mío de la infancia”, explicó, en medio de la multitud. Al respecto, contó que ambos se conocieron en aquel pueblo, cuando Avila tenía ocho años: “Vivíamos a escasas diez cuadras”, recordó.

Mientras sonaban cánticos y bombos en el ambiente, el manifestante relató cómo era Maldonado por esos años: “Lógicamente, en ese momento no era el anarquista que conocen hoy. Me acuerdo que usaba una visera por cada día. Siempre con una sonrisa, un buen pibe”. Asimismo, puntualizó: “No era un chico que saliera a reventar o quemar algo, nada que ver”. Esta idea, la de criminalizar a la víctima, se trató de instalar en varias oportunidades.

“Me enteré por los medios que había aparecido el cuerpo de Santiago. Sentí lo que pudieron haber sentido los familiares de los desaparecidos en otra época tan nefasta”, comentó, haciendo alusión a la última dictadura militar. A su vez, opinó: “Para mí el cuerpo fue plantado. No puede ser que hayan pasado varias veces con perros y no lo hayan visto u olfateado. Es de película, no se entiende. No hace falta ser un erudito, es sentido común”. En esa línea, le pareció “increíble que sea tan impune todo”. Para cerrar, prometió: “No vamos a descansar hasta que encontremos verdad y justicia para Santiago”.

El músico Leandro Bianco sostiene una bandera con el rostro de Santiago Maldonado y los colores típicos de los pueblos originarios. / Leandro Lutzky / RT

A pocos metros del escenario principal había dos jóvenes sosteniendo una bandera con el rostro de Maldonado y los colores vinculados típicamente con los pueblos originarios. “Nos hicimos hermanos del alma de Santiago. Sabemos que lo mató Gendarmería, era una intuición, pero para nosotros ya es una certeza”, sentenció Leandro Bianco, uno de los músicos de rock que muestra la tela. Aquella opinión, más allá del proceso judicial, era muy compartida en esa fría noche de la capital argentina.

Corte de ruta en el sur

Además, se realizaron expresiones de apoyo a los familiares de Maldonado en diversos rincones de aquella nación sudamericana. En efecto, desde las 10 de la mañana está cortada la ruta 40 ya que miembros de la comunidad aborigen Pu Lof en Resistencia del departamento de Cushamen se manifiestan por esta misma causa.

Vale destacar que aquella carretera es de vital importancia para el tránsito de esa región, y es el mismo lugar donde antes de la represión policial del 2017 se realizaron protestas con consignas territoriales. Así las cosas, desde la Dirección General de la Defensa Civil de la provincia de Chubut solicitaron “transitar con extrema precaución”:

Un año sin respuestas

Santiago Maldonado desapareció el 1 de agosto del 2017 tras un polémico operativo de la Gendarmería Nacional en una comunidad mapuche de la localidad de Cushamen, en la provincia de Chubut. En aquella zona los miembros de la organización indígena estaban luchando por la tenencia de tierras ancestrales que reclaman propias, hoy ocupadas por el importante empresario Luciano Benetton. En efecto, Maldonado estaba en el lugar acompañando la causa mapuche.

Miles de personas exigen saber qué pasó con la desaparición y posterior muerte de Maldonado. / Leandro Lutzky / RT

Tras la violenta y cuestionada irrupción de los uniformados en la comunidad, no se supo más nada de Santiago, al menos por unos meses. La investigación judicial fue ampliamente cuestionada por los familiares del joven desaparecido y se produjeron masivas manifestaciones populares en repudio de las actuaciones oficiales, y también rechazando la Administración del presidente Mauricio Macri.

Finalmente, el cuerpo sin vida del artista fue encontrado el 17 de octubre del año pasado en el Río Chubut, un lugar que ya habían revisado anteriormente y cuyas aguas presentan poca profundidad. Curiosamente, es el mismo Día de la Lealtad Peronista en esa nación, la fuerza política opositora al Gobierno actual.

Así las cosas, Maldonado estuvo 78 días desaparecido. En tanto, la pericia del caso arrojó que el joven habría muerto ahogado, pero desde el entorno del fallecido denuncian grandes irregularidades en la causa judicial. Así las cosas, un peritaje independiente sostiene que “murió ahogado y su cuerpo fue escondido en algún lugar antes de ser arrojado al río para que se lo descubriera”, según sostuvo a RT su realizador, Enrique Prueger. Esto, sin embargo, no forma parte del expediente.

Por lo pronto, se cumplen 365 días desde que comenzó el caso que conmocionó a la Argentina, y las sospechas de la desaparición forzada están presentes para gran parte de aquella sociedad.

Leandro Lutzky

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.