Panamá, 13 ago (PL) Fidel Castro caló hondo en muchos panameños que lo recuerdan con una anécdota personal o porque consideran universales sus enseñanzas, y hoy celebran que hace 92 años naciera en Cuba un símbolo continental.

El recuerdo más grande del ser humano es la vida, y Fidel y la Revolución cubana ‘me salvaron la vida a mí y a mi familia’ durante la invasión estadounidense a Panamá (1989), señaló el veterano luchador panameño Luis ‘Lucho’ Gómez, en una entrevista con Prensa Latina.

En los momentos difíciles de la agresión, la embajada de Cuba abrió sus puertas para recibir a los patriotas y preservar sus vidas, recordó de aquel 20 de diciembre, y acotó: ‘ese acto de solidaridad de Fidel y del pueblo cubano no tienen parangón en la historia’.

Lucho también rememoró el papel del líder cubano en el apoyo del Movimiento de No Alineados a la lucha por la devolución del enclave canalero, porque fue ‘un vocero directo, como si fuera un panameño, el que conversó y convenció a muchos de esos mandatarios’.

Yo soy fidelista, así se considera Rubén Darío Sousa, quien con sus 95 años resulta el líder comunista más veterano de Latinoamérica y en el momento de su deceso afirmó que el líder vivirá entre todos los revolucionarios de este mundo y con el tiempo será más grande, ‘porque su luz brillará más que antes’.

Los puros que fumaba ‘el Viejo’ se los mandaba su amigo Fidel y eran hechos especiales para él. ‘Fue una relación muy bonita: yo, su asistente personal, lo afirmo’, así describió Celia Grasnell a Prensa Latina la relación del comandante cubano y el general Omar Torrijos.

Había una relación espontánea entre ambos, y todos deben entender que no era para imponer una doctrina, dijo y aclaró: ‘estábamos buscando al aliado, al consejero’, pero algunos en Panamá no les gustaban que fuese tanto a Cuba y mantuviera esos estrechos vínculos, y el país ‘cayera en el socialismo’, reveló casi en susurros.

Otro muy cercano al general panameño, el ya fallecido Rómulo Escobar, contó en una entrevista en 2014 su versión de cómo sirvió de primer enlace entre ambos líderes y el mensaje que asombró a Torrijos.

‘Fidel me pidió que le dijera que estaba arriesgando a quedarse atrapado en una esquina sin salida y que los gringos iban a masacrar al pueblo panameño como estaban haciendo con Vietnam. Y que él como dirigente tiene una responsabilidad: manejarse en tal forma que, si puede evitar la violencia, que la evite’, contó.

‘Cuando le transmito el mensaje, Torrijos queda azorado. Me comenta: ‘Eso fue lo que te dijo´. Me hace que se lo repita. Yo estaba convencido de que ese hombre me iba a mandar una ametralladora, dijo, y le respondí que a mí también me había asombrado que él me diera ese mensaje’, aseguró el entrevistado.

A partir de aquel momento quiso conocer personalmente a Fidel, y en 1975 fue a La Habana, enfatizó Betancourt, quien repitió las palabras del líder panameño a su regreso de Cuba: ‘yo conozco cuando un pueblo quiere de verdad a una persona, el pueblo cubano quiere a Fidel’.

Osvaldo Rodríguez Martínez

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.