La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, confirmó que volverá a ser candidata en las elecciones municipales de 2019. A su vez, rechaza volver a presentarse al frente de Ahora Madrid para “evitar que algunos partidos dificulten su labor” y asegura que lo hará liderando una “plataforma de individuos”.

Manuela Carmena, tras casi 4 años engañando a todos los madrileños, cree que puede seguir haciéndolo incluso cuando su mandato está a punto de acabar. Se empeña en hacernos creer que su nefasta gestión de la capital es por culpa de que dentro de Ahora Madrid “se generaron partidos que no habían aparecido inicialmente y que han venido a dificultar ese proyecto”. Pretende lavarse las manos de todos los daños que ha causado a la clase trabajadora madrileña durante estos casi 4 años como alcaldesa, echando balones fuera y evadiendo cualquier responsabilidad. A continuación, refrescaremos la memoria de la alcaldesa y la de su séquito oportunista, recordando lo que ha supuesto para la clase obrera madrileña estos años con Ahora Madrid al frente.

Para empezar, según el Estudio sobre Necesidades Sociales en la Ciudad de Madrid, encargado por el Ayuntamiento, el 28% de las familias madrileñas está en riesgo de pobreza y la mitad llega con dificultades a fin de mes. El umbral de pobreza se sitúa en aquellos hogares que se encuentran por debajo del 60% de la renta media y los distritos más afectados son, por este orden, Puente de Vallecas, Usera, Vicálvaro, Villaverde, Carabanchel, La Latina y Tetuán. En el lado opuesto, se sitúan Salamanca, Retiro y Chamberí. Los barrios obreros son, en definitiva, los que sufren las mayores consecuencias de la pobreza hacia la que nos arrastra el capitalismo. Mientras tanto, en los barrios burgueses, la pobreza brilla por su ausencia, pues son ellos quienes roban la fuerza de trabajo de los obreros para acapararla en su beneficio y hundir al trabajador en la pobreza y en la miseria.

Continuando con este incesante maltrato hacia la clase obrera, Ahora Madrid sigue sin solucionar el problema del paro que sufre la ciudad: 166.473 personas están desempleadas, lo que explica los datos arriba expuestos. Todo ello pese a que Ahora Madrid decía en su programa que “Frente al Madrid de la desigualdad, Ahora Madrid es la ciudad de los derechos. Madrid no será nunca más una ciudad en la que la ciudadanía tenga problemas para alimentarse, para calentarse o para acceder a una vivienda digna. Vamos a defender los derechos humanos.”

A propósito de las promesas incumplidas, Ahora Madrid constataba en su programa que iba a garantizar “unos servicios de limpieza de titularidad y gestión 100% publica y con condiciones de trabajo dignas, con protocolos de gestión y co-gestión de los recursos públicos y donde las infraestructuras públicas estén al servicio de la ciudadanía.” Sin embargo, esto cambió poco después de llegar al Ayuntamiento, cuando Carmena decidió rechazar la remunicipalización de la gestión de residuos, una de sus grandes promesas, y acabó otorgando la gestión a empresas privadas como FCC, algo que venía haciendo el Partido Popular desde hacía años.

A todo esto se le suma que el Ayuntamiento está completamente entregado al turismo masivo que aumenta el precio de alquiler de las viviendas y que expulsa a los vecinos de sus casas, como ya señalamos en el PCOE.

Este turismo masivo también ha provocado accidentes laborales como el que sufrieron tres trabajadores durante la construcción de un edificio de lujo comprado hace un año por Rockefeller Group. La siniestralidad laboral por falta de las infraestructuras necesarias para preservar la salud de los trabajadores y por la precariedad es algo común en Madrid. Desde el 1 de enero de 2015 hasta el 31 de mayo de este año, un total de 2.598 trabajadores han sufrido un accidente laboral en la capital. Una media de 67 heridos al mes. Más de dos al día. Uno cada 12 horas. Otros, sin embargo, han corrido peor suerte. 384 sufrieron un accidente grave y 25 no lograron sobrevivir. Los datos, sin embargo, solo recogen aquellos accidentes en los que intervino la Policía Municipal, por lo que la cifra real probablemente sea muy superior a esta. El terrorismo patronal sigue matando a trabajadores con la complicidad de Ahora Madrid.

Otra de las grandes promesas incumplidas por Ahora Madrid que fueron anunciadas a bombo y platillo fue la de “poner todos los medios y recursos municipales para la paralización de desahucios y desalojos de primera vivienda y para garantizar una alternativa habitacional a sus habitantes”. Sin embargo, nos encontramos con que en Madrid no han cesado los desahucios a familias que no pueden permitirse el alto gasto que supone el alquiler.

Para finalizar su ignominiosa traición a la clase obrera, y conservando las buenas tradiciones socialdemócratas y oportunistas, Ahora Madrid permite la presencia acomodada de la organización fascista Hogar Social Madrid, que campa a sus anchas por la ciudad ocupando edificios con total permisividad por parte del Ayuntamiento. La socialdemocracia, lejos de combatir el fascismo, lo blanquea y lo ampara, tal y como lo lleva haciendo toda su historia. Son los grandes cómplices del fascismo.

En definitiva, por mucho que Carmena intente evadir la responsabilidad de su nefasta gestión, funesta para la clase obrera, como no puede ser de otra manera bajo el régimen de la propiedad privada, el capitalismo, nosotros tenemos claro quién es la culpable de nuestra miseria.

Y, por si todo esto no fuera suficiente, Manuela Carmena pretende presentarse otra vez a las elecciones municipales de 2019 en una plataforma que “no es de partidos, sino de individuos”. En ella, según Carmena, “hay sitio para todas las personas, tengan el carné que tengan, pero a nivel personal”, por lo que “puede que haya personas del PSOE a quienes les apetezca estar en esta plataforma”.

Esta idea puede parecer democrática y progresista, pero, ¿cómo enfocamos los marxistas-leninistas una idea del Partido como esta?

“Pero el Partido —decía Stalin— no es sólo la suma de sus organizaciones. El Partido es, al mismo tiempo, el sistema único de estas organizaciones, su fusión formal en un todo único, con organismos superiores e inferiores de dirección, con la subordinación de la minoría a la mayoría, con resoluciones prácticas, obligatorias para todos los miembros del Partido”.

La idea de una plataforma horizontal a la que cualquiera pueda acceder es un atentado contra lo que defiende el marxismo-leninismo. Precisamente, la difusión de una plataforma semejante crea la nociva idea desorganizadora del Partido, es decir, la idea de que no hay que organizarse bajo el Partido, lo que genera la confusión en el proletariado.

Sin una organización y una disciplina férrea, el Partido no podrá formar jamás un todo único capaz de ejercer la dirección sistemática y organizada de la lucha de la clase obrera.

Pero es que ni siquiera Carmena cree realmente en su idea de plataforma “democrática”. Esta es una simple excusa para poder tener más poder que el que tenía en Ahora Madrid. Carmena quiere poder hacer lo que se le antoje sin que ningún partido ni ninguna persona le diga lo contrario. Ella misma desenmascaró esta idea cuando cesó a Carlos Sánchez Mato como concejal de Economía y Hacienda por oponerse a los recortes impuestos por Montoro.

Desde el PCOE lo tenemos claro: solo concebimos la organización bajo el Partido de Nuevo Tipo, es decir, bajo un Partido que sea el destacamento organizado y de vanguardia de la clase obrera, que sea el factor esencial de dirección en el seno de los trabajadores y el instrumento para la conquista y consolidación de la dictadura del proletariado.

 

¡ABAJO CON EL OPORTUNISMO CRIMINAL!

¡SIN PARTIDO NO HAY REVOLUCIÓN!

¡ORGANÍZATETE EN EL PCOE!

Comité Local del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en Madrid

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.