El martes 25 de septiembre la Asamblea General de la ONU en Nueva York, el mayor evento diplomático del mundo, se convirtió en una demostración de solidaridad de la Unión Europea con Rusia y China frente a Estados Unidos.

El acercamiento tuvo lugar en torno a la cuestión iraní, símbolo del unilateralismo de Trump. Mike Pompeo, dirigente de la política exterior de Trump, estaba “preocupado e incluso profundamente decepcionado”.

“Es una de las medidas más contraproducentes imaginables para la paz y la seguridad regional y mundial”, dijo a los periodistas tras siete décadas en las que Estados Unidos y la Unión Europea permanecieron unidos contra adversarios comunes, como la Unión Soviética, en lo que se conoce como “relación transatlántica”.

Pompeo se refería al empeño de la Unión Europea y otros países por comprar petróleo iraní pasando por encima de las nuevas sanciones impuestas a Irán por Estados Unidos.

“Todo lo que dijo la Sra. Mogherini es extremadamente positivo”, dijo a la prensa Vladimir Yermakov, diplomático ruso de alto rango, refiriéndose a Federica Mogherini, dirigente de la política exterior de la Unión Europea. Yermakov tomó la palabra tras una reunión presidida por Mogherini con los ministros de Relaciones Exteriores de Rusia, China, Irán, Francia, Alemania y el Reino Unido, celebrada en Nueva York el mismo día de la Asamblea.

“Los Estados miembros de la Unión Europea crearán una entidad jurídica [denominada SPV] para facilitar las transacciones financieras legítimas con Irán, que permitirá a las empresas europeas seguir comerciando con Irán de conformidad con la legislación de la Unión Europea y podría estar abierta a otros socios de todo el mundo”, dijo Mogherini a los periodistas al margen de la Asamblea de la ONU en presencia del Ministro de Asuntos Exteriores iraní, Javad Zarif.

Los expertos de la Unión Europea se reunirán pronto para aclarar los detalles, dijo. La Unión Europea, Rusia y China “lamentan profundamente” la decisión de Trump, añadieron en una declaración. Sus sanciones van contra “la diplomacia multilateral aprobada unánimemente por el Consejo de Seguridad de la ONU”, agregaron.

En 2015 el grupo dirigido por la Unión Europea, llamado “E3+2 e Irán”, había acordado, junto con el gobierno anterior de Estados Unidos, cuando fue llamado “E3+3 e Irán”, levantar las sanciones contra Teherán a cambio de congelar sus operaciones de enriquecimiento de uranio. Pero Trump, en mayo, lo rompió.

La amenaza de sanciones estadounidenses ha hecho que empresas europeas como los fabricantes de automóviles franceses y alemanes Daimler, Peugeot y Renault, la empresa alemana de ingeniería Siemens y el grupo energético francés Total se retiren de Irán.

La Unión Europea “no puede aceptar que Estados Unidos decida con qué regiones las empresas europeas pueden o no pueden hacer negocios”, dijo el primer ministro belga Charles Michel tras reunirse con el presidente iraní Hassan Rohani en Nueva York. “Estamos trabajando duro en este tema [SPV] con nuestros socios europeos”, dijo el ministro de Asuntos Exteriores alemán Heiko Maas.

La división entre la Unión Europea y Estados Unidos sobre Irán se produjo después de que Trump lanzara una guerra comercial con Europa y China, la amenaza de retirar a Estados Unidos de la OTAN y la retirada de Estados Unidos de un acuerdo mundial sobre cambio climático, el Acuerdo de París.

También amenazó con imponer multas a empresas austriacas, holandesas, alemanas y francesas si cofinanciaban un nuevo gasoducto entre Rusia y Alemania llamado Nord Stream 2.

El Presidente francés Macron criticó a Trump por promover el “nacionalismo” y el “proteccionismo” en su discurso del martes en la ONU. “Estamos siendo presionados por las decisiones unilaterales de nuestros aliados estadounidenses”, en un enfoque que ha llevado al “aislamiento y al conflicto… a expensas de todos”, dijo Macron.

Por su parte, en su discurso ante la ONU, Trump amenazó a Irán con la fuerza militar y redobló su ataque al Nord Stream 2: ”Alemania se volverá totalmente dependiente de la energía rusa si no cambia inmediatamente de rumbo”, dijo.

También felicitó a Polonia por “defender su independencia, seguridad y soberanía” un día después de que la Comisión Europea, el lunes, llevara a Polonia ante el más alto tribunal de la Unión Europea por interferencia política en su sistema judicial en violación de los valores y leyes europeas.

https://euobserver.com/foreign/142953

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.