Inicio Artículos Iguales ante la ley

Iguales ante la ley

116
0

Darío Herchhoren

El concepto de igualdad ante la ley nos viene de la revolución francesa de 1789, que estableció tres principios fundamentales que eran liberté, egalité, fraternité (libertad, igualdad, fraternidad) en lengua castellana.

Esos principios fueron desarrollados luego con las leyes de prensa, que establecieron la libertad de pensamiento y la libertad de prensa, tantas veces invocada y tan poco respetada.

Luego con la declaración de los derechos del hombre, que se convirtieron en universales, y fueron incorporados a casi todas las constituciones del mundo con las únicas excepciones de las monarquías absolutas, vigentes todavía en algunos paises árabes como Arabia Saudí, Qatar, o los Emiratos árabes.

Sin embago al día de hoy podemos constatar que en aquellos paises donde la sociedad está dividida en clases antagónicas, el principio de igualdad ante la ley se encuentra diluido.

En efecto, no podemos perder de vista que la Revolución Francesa que significó un paso adelante en el arduo camino de la liberación de los pueblos fue una revolución de las clases ilustradas y básicamente de la burguesía que ante los nuevos modos de producción precisaba gozar de mayores márgenes de libertad para ampliar sus negocios y fue recién Napoleón Bonaparte el que por medio de su ejército y su flota derribó a casi todas las testas coronadas de Europa y difundió los princpios revolucionarios franceses en todo el occidente, y encendió la mecha de los procesos de independencia en el viejo y enmohecido imperio español.

Esto dio lugar a que la clase burguesa enriquecida se apropiara del estado, creando tribunales y cortes de apelación que plasmaran sus intereses de clase con lo cual el principio de igualdad ante la ley quedaba en entredicho, y en cambio se consolidaba el principio de que algunos son más iguales ante la ley que otros.

Esto nos lleva a afimar en forma rotunda y categórica, que el principio de igualdad ante la ley no es compatible de con una sociedad dividida en clases antagónicas. No puede haber igualdad en una sociedad de desiguales, donde los que más pueden pagar gozan de medios que los pobres y menesterosos no alcanzan.

Todo esto nos lleva a quitar la careta de los corifeos del sistema que a través de una prensa y unos medios de comunicación que están precisamente en manos de los poderosos nos quieren convencer de que la igualdad existe. La igualdad solo puede existir en una sociedad de iguales. Entre los burgueses hay más o menos igualdad, y no siempre, ya que entre ellos hay algunos que acumulan más dinero y por lo tanto mas poder. En España hemos asistido a algunas situaciones farsescas como el juicio contra Iñaki Urdangarin, donde aparentemente se guardaron las formas, pero donde la Infanta Cristina de Borbón fué absuelta ya que según sus abogados y los jueces que dictaron sentencia, actuó por amor (al dinero digo yo). Y finalmente su ilustre esposo a quien se le quitó el título de Duque de Palma fue condenado e ingresó en la prisión de Brieva, donde curiosamente estuvo preso Luis Roldán, antiguo director de la Guardia Civil; pero tengo una pregunta sin malicia ¿Hay alguna fotografía de Urdangarin entrando en la prisión de Brieva? Tengo una firme sospecha de que no está allí ni en ninguna otra prisión. Recuerdo como nuestro Rey Emérito Juan Carlos I de Borbón y Borbón afirmó solemnemente que la ley debe ser igual para todos. Pero para todos los demás, no para él, que goza de un estatuto especial que lo blinda de toda responsabilidad tanto civil como penal.

En conclusión debo decir que el principio de igualdad ante a ley es muy similar a la independencia del llamado Poder Judicial. Ambos dependen del estado, y si alguien no lo remedia, el estado está en manos de la gran burguesía, de las multinacionales, de la OTAN. En estas condiciones ¿hay alguien en su sano juicio que pueda afirmar que todos somos iguales ante la ley?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.