Los grupos de ataque del USS Ronald Reagan, USS Theodore Roosevelt y USS Nimitz navegan por el Pacífico occidental, el 12 de noviembre de 2017. Anthony Rivera / U.S. Navy / Reuters

Los nuevos sistemas de armas que desarrolla el Pentágono pueden ser fácilmente vulnerados por ‘hackers’ adversarios de Washington, según se desprende de un informe de la Contraloría General de EE.UU. (GAO, por sus siglas en inglés).

El reporte –de 50 páginas– se basa en la revisión de investigaciones publicadas a lo largo de casi 30 años, así como entrevistas con personal del Departamento de Defensa, la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y cuerpos de prueba de armamento, con el fin de cuantificar la ciberseguridad de los sistemas en todas las ramas militares.

Según el documento, los encargados de las comprobaciones de seguridad lograron apoderarse “fácilmente” de los sistemas reales, pese a que utilizaron “herramientas y técnicas relativamente simples”, entre ellas la explotación de “problemas básicos” como la mala gestión de contraseñas y la falta de encriptación. Esto les permitió descargar, modificar y eliminar datos, así como manipular las terminales de los operadores “en gran medida sin ser detectados”.

“Descubrimos que desde 2012 hasta 2017, [los evaluadores del Pentágono] encontraron rutinariamente vulnerabilidades cibernéticas críticas en casi todos los sistemas de armas que estaban en desarrollo”, reza el informe, señalando que los complejos más modernos se vieron reiteradamente comprometidos por estar conectados a sistemas de armas antiguos.

De acuerdo con la Contraloría, esto evidencia que el Departamento de Defensa “probablemente tiene toda una generación de sistemas que fueron diseñados y construidos sin considerar adecuadamente la ciberseguridad”. El informe señala además que el Pentágono “no conoce la escala completa” de las vulnerabilidades de sus sistemas, porque “las pruebas fueron limitadas en alcance y sofisticación”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.