Este artículo tiene una dedicatoria muy especial: va para todos aquellos ateos que son tan furibundos que no saben lo que es una religión, que es como decir que no saben por qué son ateos.

La religión no es sólo ideología sino “política pura y dura” y lo que sigue quiere poner de manifiesto hasta qué punto lo es, para lo cual utilizaremos una información que nos acaba de llegar: la semana pasada el Patriarcado de Constantinopla reconoció a la Iglesia Ortodoxa Independiente de Ucrania y a la Iglesia Ortodoxa Rusa le faltó tiempo para romper con ella.

El Patriarcado de Constantinopla decidió la semana pasada reconocer una Iglesia Ortodoxa independiente en Ucrania, poniendo fin a 332 años de supervisión religiosa rusa, lo que plantea la cuestión del futuro de millones de creyentes en este país, donde la Iglesia Ortodoxa Rusa todavía goza de una influencia significativa.

Por su parte, ayer la Iglesia Ortodoxa Rusa anunció en Minsk que romperá sus lazos con el Patriarcado de Constantinopla tras su decisión de reconocer una Iglesia Ortodoxa independiente en Ucrania. “Ya no podemos celebrar ex officio en común, nuestros sacerdotes ya no podrán participar en las liturgias con el Patriarcado de las jerarquías de Constantinopla”, dijo a los periodistas el metropolita Hilarión, oficial de diplomacia del Patriarcado de Moscú, después de un sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rusa. “No podremos mantenernos en contacto con esta Iglesia, que se encuentra en una situación de cisma”, añadió.

Monseñor Hilarión precisó que esta ruptura total de los “lazos eucarísticos” significaba también que los fieles del Patriarcado de Moscú ya no podían comulgar en las iglesias bajo la jurisdicción del Patriarcado de Constantinopla.

El Patriarcado de Moscú, que denunció un “cisma” y un “desastre”, advirtió que en Ucrania podrían producirse disturbios entre los partidarios de las dos iglesias rivales. Algunos sacerdotes de las parroquias fieles de Moscú han pedido incluso a sus seguidores que estén dispuestos a defenderse de posibles operaciones de fuerza para apoderarse de sus iglesias. Después de la visita a Ucrania en septiembre de dos enviados del Patriarcado de Constantinopla, la Iglesia rusa ya había decidido romper parte de sus lazos con Constantinopla.

Otro día explicaremos que hace unos 100 años el zar era el jefe de la Iglesia Ortodoxa Rusa y nombraba a los obispos, lo mismo que Franco nombraba a los suyos.

¿Entienden ahora por qué los malvados bolcheviques “persiguieron” a los ortodoxos rusos?, ¿era por su religión?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.