Anoche murió un herido de bala durante la huelga en San Francisco de Macoris, en la República Dominicana. El fallecido, de nacionalidad haitiana, había sido evacuado al hospital.

La huelga está convocada por organizaciones populares que reclaman aumento de salarios, arreglo de calles, carreteras, construcción de acueductos y respeto a la soberanía nacional, entre otras demandas.

Uno de los organizadores del paro, el Frente Amplio de Lucha Popular (Falpo), ha destacado el apoyo a la huelga general, ya que más del 95 por ciento del transporte de pasajeros está paralizado, así como la docencia y distintos comercios.

Respecto al tema del transporte, la Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses reforzó la cantidad de unidades en Santiago y, además, cuenta con el apoyo de autobuses del Ministerio de Defensa totalmente gratis para la población.

La protesta está dando lugar a duros enfrentamientos en las calles entre manifestantes, que lanzan piedras, y policías, que disparan sus armas y han matado a cuatro huelguistas y herido a otros cinco.

Los piquetes queman neumaticos para bloquear las calles. Se están produciendo saqueos a los comercios e intentos de incendiar las oficinas del partido PLD. La policía utiliza drones por vez primera en un intento de reaccionar ante la movilización popular.

Los familiares de las víctimas y los colectivos populares responsabilizan a la policía de las muertes. Tras conocerse las muertes, vecinos de Ciruelitos se lanzaron a la calle gritando a la policía “que nos maten a todos”.

Uno de los muertos es un niño de 13 años, Kevin Rodríguez, que falleció tras recibir dos impactos de bala en la cabeza durante un incidente con la policía en el municipio de Navarrete, perteneciente a la provincia Santiago.

En Ciruelitos, también en la provincia de Santiago, se han producido violentos enfrentamientos entre manifestantes y policías, resultando con dos impactos de bala en la cabeza Wilson David Camilo, de 25 años.

La víctima salió a una tienda para comprar una lata de leche para un hijo suyo, pero antes de llegar a su destino se encontró en medio de un tiroteo de la policía contra los manifestantes.

Algunos manifestantes encapuchados también dispararon contra la sede del Ayuntamiento de San Francisco de Macorís, aunque no causaron ninguna víctima.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.