La Habana, 1 nov (Sputnik).- Cubanos consultados por Sputnik afirman que les gustaría algún día ver a su país sin el bloqueo impuesto por EEUU hace 56 años, en el marco de la sesión de la Asamblea General de la ONU que evalúa la denuncia anual que Cuba realiza sobre la situación.

“Desde que nací solo he visto bloqueo, bloqueo, y más bloqueo, he pasado mi vida entera con la esperanza de que alguna vez EEUU se dé cuenta que nosotros también queremos vivir en paz, pero parece esta es la historia de nunca acabar”, dijo Juan Jiménez, un ingeniero mecánico que trabaja como conductor de un taxi privado en La Habana, al ser consultado por Sputnik.

Agregó que el presidente de EEUU, Donald “Trump, nos las volvió a quitar, así que no hay de otra que seguir resistiendo hasta que se convenzan de que los cubanos no nos rendiremos por presiones externas, nuestros conflictos internos los arreglaremos entre nosotros, no necesitamos mediadores ni consejeros que intenten decirnos cómo debemos gobernarnos”.

El bloqueo fue impuesto unilateralmente desde febrero de 1962 por la administración estadounidense de John F. Kennedy (1961-1963).

A partir de este momento, el cerco económico, comercial y financiero, incluso con carácter extraterritorial, ha sido mantenido por todos los presidentes hasta el actual mandatario Donald Trump.

Sin embargo, en diciembre de 2014 y de manera simultánea, los presidentes de Cuba y EEUU, en ese momento Raúl Castro y Barack Obama (2009-2017), respectivamente, anunciaron el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambas naciones.

Estas se habían roto hacía más de 50 años, en medio de una tensa fricción política como consecuencia del unilateral bloqueo económico, comercial y financiero que Washington impone a la isla hace casi 60 años.

Marta Miranda, profesora de química en una escuela secundaria de La Habana, dijo a esta agencia que con Obama se llenaron “de esperanzas” y pensaron “que impulsaría medidas para levantar el bloqueo, pero no hizo todo lo que estaba a su alcance y llegó Trump destruyendo nuestros sueños”.

Para algunos cubanos, lo imperdonable es que quienes alientan a Washington a seguir implementando esta política de aislamiento son los propios connacionales que viven en EEUU haciendo política contra su país de nacimiento.

La cubana Modesta González dijo que la entristece oír “que el senador Marcos Rubio o los congresistas Ileana Ros-Lethinen y Mario Díaz-Balart (legisladores en EEUU) son de origen cubano y apoyan medidas para que nuestros niños y ancianos mueran a causa de enfermedades o por hambre”.

El bloqueo de EEUU contra Cuba afecta la alimentación, la salud, la educación, el comercio exterior y las finanzas.

Un joven universitario, que prefirió el anonimato, indicó que “todos estamos claros de las consecuencias de ese bloqueo, varias generaciones hemos tenido que sobrevivir bajo sus efectos, así que tendremos que seguir buscando alternativas para seguir el camino, y dejar de auto-bloquearnos nosotros mismos, tenemos que revisarnos por dentro y avanzar para que no nos aplasten”.

Solo en el período comprendido entre abril de 2017 a marzo de 2018 el bloqueo provocó pérdidas a Cuba calculadas en unos 4.321 millones dólares, según datos de la cancillería de la isla.

La Asamblea General de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) votará este jueves el proyecto de resolución “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los EEUU contra Cuba”, presentado por la isla.

La resolución es aprobada cada año por la Asamblea desde 1992. (Sputnik)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.