Díaz-Canel rindió sentido tributo al Soldado Desconocido. Foto: Estudios Revolución

Yaima Puig Meneses.— Moscú, Rusia.-«Tu nombre es desconocido, tu hazaña es inmortal», puede leerse en la lápida de granito que custodia la tumba del Soldado Desconocido en esta ciudad, adonde acudió, cercano al mediodía de este viernes, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, acompañado por su delegación.

Es un lugar de tributo inevitable, de solemne marcha, de fuertes emociones y reverencia a la historia, al heroísmo de los soldados soviéticos que durante la Segunda Guerra Mundial enfrentaron el avance del fascismo.

Este homenaje fue un justo colofón para la jornada matutina del Presidente cubano. Con paso firme avanzó la comitiva frente a los soldados exquisitamente uniformados, mientras la banda de música interpretó una solemne melodía que dejó en el aire inevitables recuerdos de proezas y batallas, de hombres valerosos y dignos que a través de la historia han trascendido una época que la delegación cubana honró a pocos metros del Kremlin.

Primero fue la ofrenda floral que dejó aquí el Jefe de Estado; luego la respetuosa reverencia, el minuto de silencio, el tributo imprescindible… una vez más las notas de nuestro Himno Nacional se escucharon en suelo moscovita y la Patria toda se añora con ellas.

Y así, mientras la llama eterna ardía en el centro de la estrella de bronce de cinco puntas que distingue el monumento, las intensas emociones vividas hicieron olvidar a ratos las bajas temperaturas que por estos días se registran en esta hermana nación.

La Guardia de Honor se retiró y luego lo hizo el Presidente cubano junto a su delegación. De fondo, se escuchó la Marcha del 26 de Julio y otra vez afloraron las emociones.

Los profundos lazos de amistad que unen a nuestros pueblos, se estrecharon aún más en este emblemático lugar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.