Foto del texto manuscrito de Einstein publicada por la casa de subastas Kedem, en Israel. AP

Una carta de Einstein revelada recientemente por un coleccionista anónimo muestra cómo el reputado físico alemán previó una década antes de que Adolf Hitler se hiciera con el poder los “tiempos oscuros” que envolverían su país natal, informa la agencia AP.

La misiva fue escrita en 1922 tras el asesinato a manos de ultraderechistas de su amigo Walther Rathenau, ministro de Exteriores de la República de Weimar (nombre del régimen político establecido en Alemania tras el fin de la I Guerra Mundial), cuando la Policía advirtió a Einstein que su vida también corría peligro. Dirigida a su hermana pequeña Maja, la carta, sin dirección de retorno, refleja su preocupación adelantándose a lo que ocurriría once años después. En ella advierte a su hermana de los peligros del creciente nacionalismo alemán y del antisemitismo. “Se están cociendo económica y políticamente tiempos oscuros, por lo que estoy contento de poder estar fuera de todo”, escribió el físico.

Presumiblemente, Einstein la escribió mientras estaba esperando en la ciudad portuaria de Kiel antes de embarcarse en una gira de conferencias en Asia. Según Ze’ev Rosenkrantz, director asistente del proyecto Einstein Papers, no es la primera vez que el científico advertía del peligro del antisemitismo. No obstante, señaló que esta misiva capta su sentir entre la muerte de su amigo y el “exilio interno” autoimpuesto, en una fase preliminar del terror nazi.

Según el copropietario de la casa de subastas Kedem de Jerusalén, Meron Eren, la carta muestra los pensamientos íntimos del físico: “Las relaciones entre Albert y Maja eran muy especiales y estrechas, lo cual añade otra dimensión a la figura de Einstein y una gran autenticidad a sus escritos”.

Se estima que el documento sea subastado la siguiente semana en la ciudad israelí por unos 12.000 dólares iniciales.

Einstein, compromiso y legado

Cuando el Partido Nacionalsocialista accedió al poder en Alemania, también apuntó a los investigadores hebreos. Así, rechazó el trabajo revolucionario de Einstein y su ley de la relatividad por ser “física judía”. Frente al irracionalismo nazi, el científico obtuvo a finales de 1922 el Premio Nobel de Física.

Después de que Hitler fuera nombrado canciller de Alemania en 1933, Einstein renunció a la ciudadanía germana. Asentado en EE.UU., permaneció allí hasta su muerte en 1955, rechazando también el ofrecimiento del recientemente establecido Estado de Israel para convertirse en su primer presidente.

Al ser una de las figuras más influyentes de todo el siglo XX, su vida y escritos reciben un exhaustivo análisis. La Universidad Hebrea de Jerusalén, de la cual el físico fue uno de los fundadores, alberga una de las más grandes colecciones de sus trabajos después de que el físico le donara todo su patrimonio literario. En colaboración con el Instituto de Tecnología de California, la universidad israelí lleva a cabo el proyecto Einstein Papers.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.