MANAGUA.—La Habana fue la escogida para recibir en diciembre próximo la 16ta. Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), así quedó establecido al cierre de la Reunión Ordinaria del Consejo Político del ALBA en Managua, Nicaragua, este jueves, señala Prensa Latina.

Establecer un encuentro para la futura Cumbre del ALBA en La Habana, fue el punto culminante, luego de una jornada calificada por los representantes de las naciones miembros de provechosa y necesaria. La elección de esta sede se traduce en una reafirmación más del deseo de unidad y cooperación regional, al ser la capital de Cuba con anterioridad anfitriona de conversaciones y diálogos de Paz.

Con la premisa del desafío que constituyen estos tiempos para los países de Latinoamérica y el Caribe, los presentes en la sesión instaron a una mayor integración entre los Estados del área frente a los intentos de desarticulación social. Las propuestas se centraron en la tolerancia sobre la diversidad de las naciones del ALBA-TCP, en fortalecer la unidad a través de la concertación política y la defensa de la soberanía y autodeterminación de los pueblos, apuntó PL.

Ello, agregaron, sobre la base de los postulados de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, aprobada en la 2da. cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), el 29 de enero de 2014 en La Habana.

Cuba, Venezuela, Bolivia y Nicaragua constituyeron temas esenciales de agenda, frente a las acciones de Washington en contra de sus democracias.

Ministros y jefes de las delegaciones partícipes en la Reunión Ordinaria, rechazaron los intentos de la administración de Estados Unidos de reavivar la Doctrina Monroe y la calificaron de inaceptable por ser una mera justificación política de injerencia interna y dominación en la región de América Latina, agregó Prensa Latina.

El bloque también expresó su preocupación por los recientes anuncios sobre el incremento de la presencia y cooperación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte con algunas naciones del área, lo cual es considerado como una amenaza al equilibrio regional en materia de seguridad y defensa.

Asimismo, el ALBA-TCP exhortó a los gobiernos de la región a preservar los avances en materia de integración y afirmó que el fortalecimiento de la solidaridad es la mejor respuesta ante las amenazas de carácter injerencistas que atentan contra la soberanía de los pueblos.

Además, ratificaron su apoyo a Bolivia en su derecho a una salida al mar y reiteraron el soporte incondicional al pueblo y Gobierno de Nicaragua que «resistieron la estrategia imperial de desestabilización, con gallardía y heroísmo», refiere ABI.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.