En el propio territorio estadounidense la ocurrencia de fenómenos meteorológicos relacionados con el cambio climático ha demostrado que Trump está equivocado. Foto: Internet

Jeiddy Martínez Armas.— «Creo que algo está pasando. Algo está cambiando y volverá a cambiar. No creo que sea un engaño, creo que probablemente hay una diferencia. Pero no sé si está causado por el hombre». Con esas palabras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se refirió de manera pública en una entrevista con la cadena televisiva cbs, a la existencia del cambio climático.

Su postura anunciando la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el cambio climático ejemplifica el poco interés por la humanidad. Tal vez su declaración más famosa data del 2012, cuando aseguró que el calentamiento global era un concepto inventado por China para dañar a la industria norteamericana.

«El concepto de calentamiento global fue creado por y para los chinos para hacer no competitiva a la manufactura de EE.UU.», escribió en la red social Twitter.

Parecería imposible ahora mismo, pero en el 2009, antes de la cumbre del clima de Copenhague, Trump fue uno de los 50 líderes empresariales que firmaron un anuncio en una página entera en el diario The New York Times en el que se instaba a su antecesor Barack Obama a defender «medidas significativas y efectivas para combatir el cambio climático». También le pedían adoptar «el cambio necesario para proteger a la humanidad y nuestro planeta». El magnate neoyorquino ha hecho lo mismo en otros asuntos sociales. Por ejemplo, Trump defendía en el pasado el aborto y ahora se opone.

Muchos analistas refieren que Trump solo ha movido sus opiniones sobre este asunto por las presiones que ejercen sobre él, determinados sectores dentro y fuera del propio país. ¿Se tratará entonces de una estrategia política, de ganar adeptos, o será otra de sus rimbombancias?

Tras ganar las elecciones presidenciales de noviembre del 2016, Trump aseguró tener una «mente abierta» sobre el tema en cuestión, pero contradictoriamente puso a un negacionista climático al frente de la agencia medioambiental y ha diluido las regulaciones impuestas por el gobierno de Obama.

INICIO DE DESASTRES

Desde que tomó la presidencia, Donald Trump comenzó a actuar en contra de todos los acuerdos que buscaban hacer frente al cambio climático alcanzados por administraciones anteriores. De esta manera, suspendió todos los compromisos que había asumido Estados Unidos en el marco de París, como la meta propuesta por Barack Obama de reducir para el 2025 las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 26 y un 28 % respecto a los niveles del 2005. El mandatario estadounidense anunció en junio del 2017 su decisión de abandonar el acuerdo climático de París que firmaron casi 200 países a finales del 2015. De esta manera, cumplía con una de las promesas que hizo en la campaña electoral que le llevó a la Casa Blanca. En ese momento aseguró que ese pacto ponía en «permanente desventaja» a la economía y a los trabajadores estadounidenses, lo que no se ajustaba con su política de América, first.

La decisión de Trump de retirar a EE. UU. del Acuerdo de París no ha tenido efecto aún, pues solo luego de tres años un país puede iniciar el proceso formal de retiro, y en ese marco, la salida de Estados Unidos sería en el 2020, según refirió a Sputnik la secretaria ejecutiva de la Convención Marco de la onu sobre Cambio Climático, Patricia Espinosa.

Estados Unidos se convierte así en uno de los pocos países que no respaldan el tratado ambiental, lo cual complejiza la situación para el planeta, al tratarse de una de las naciones más desarrolladas del mundo, que cuenta con megafábricas contaminantes que emiten en demasía gases tóxicos a la atmósfera y tiene una alta explotación de combustibles fósiles. Las cifras que avalan la manera en que la nación norteamericana afecta al medio ambiente son alarmantes.

De acuerdo con datos publicados por BBC Mundo, el Centro de Análisis de Información sobre Dióxido de Carbono determinó que Estados Unidos es responsable del 27 % de las emisiones de co2 del mundo en el periodo 1850-2011. Según este mismo estudio, son los estadounidenses quienes realizan más emisiones de este gas de efecto invernadero.

EL CLIMA VS. TRUMP

Según cifras de la ONU, el país más afectado durante los últimos 20 años por las pérdidas económicas debido a las afectaciones producidas por el calentamiento global es Estados Unidos, siendo lo que va de administración de Donald Trump la peor etapa en este sentido. En el año 2017, por ejemplo, se registró la mayor pérdida anual por desastres naturales en la historia de esta nación, debido a la ocurrencia de numerosas catástrofes como incendios, huracanes, tormentas tropicales y heladas que provocaron pérdidas en todo el país de 306 000 millones de dólares, según reporta la CNN.

Otra de las críticas al gobierno de Trump, con respecto al medio ambiente, es que ha puesto en duda la relación entre la utilización de combustibles fósiles y el calentamiento global, prometiendo impulsar la producción de petróleo, gas y carbón durante su mandato.

A medida que van emergiendo los impactos del cambio climático los habitantes de Estados Unidos están sufriendo sus consecuencias, muchas regiones han sido afectadas por este flagelo universal. Sequías e incendios forestales más fuertes están entre los impactos más visibles y costosos que actualmente afectan la zona oeste. Por estos días han sido noticia las miles de personas que han sido evacuadas de sus casas en California debido a los incendios forestales que amenazan con acabar ciudades enteras, como el caso de Paradise, con decenas de fallecidos. Mientras tanto, el presidente Donald Trump ha amenazado con retener los pagos federales a California por la «mala gestión bruta» de sus bosques, ya que el estado está asolado por tres incendios forestales masivos. Darle la espalda a un acuerdo internacional, no solo deteriora el consenso frente a un tema tan sensible, sino que no los exime de sus notables consecuencias.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.