Imagen ilustrativa / Caza F-35. Pascal Rossignol / Reuters

El comando de la Fuerza Aérea de EE.UU. busca enérgicamente tapar agujeros en la seguridad de los sistemas externos de soporte de sus cazas F-35, ya que considera que se trata de puntos de entrada fáciles para los hackers a esta aeronave de combate de quinta generación, informa el portal Defense News.

Es un avión basado en software, y cualquier plataforma basada en software será susceptible de piratería”, dijo a Defence News el general de brigada Stephen Jost, director de la Oficina de Integración del F-35 de la Fuerza Aérea.

La confianza se desvanece “a medida que se aleja del vehículo aéreo”, dijo Jost en referencia a mecanismos como el Sistema de Información Logística Autónoma o el Entorno de Reprogramación Conjunta (‘Joint Reprogramming Environment’), en los que hay “muchos nodos de vulnerabilidad que estamos tratando de apuntalar”, agregó.

El Sistema de Información Logística Autónoma, o ALIS, es una aplicación clave diseñada para proporcionar una automatización sin precedentes en el monitoreo del estado de los componentes de la aeronave.

El Entorno de Reprogramación Conjunta refiere a los laboratorios de software del gobierno que recopilan series de características actualizadas de amenazas (como los tanques rusos, por ejemplo) para subirlas al sistema informático de la aeronave, de modo que sus sensores los puedan reconocer como objetivos de ataque.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.