La expresidenta Dilma Rousseff califico ayer de pérdida irreparable el fin del convenio entre Cuba y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) que garantizaba la participación de profesionales cubanos en el Programa Más Médicos de Brasil.

El Ministerio de Salud de la isla anunció que no continuará participando en esa iniciativa, pues el presidente electo, Jair Bolsonaro, ‘con referencias directas, despectivas y amenazantes a la presencia de nuestros médicos, ha declarado y reiterado que modificará términos y condiciones del Programa Más Médicos…’.

Tal proyecto ‘creado durante mi gobierno, ofreció hasta 2016 atención médica a 63 millones de brasileños y brasileñas, muchos de los cuales jamás habían tenido acceso a un profesional de salud’, explica Roussef en un extenso artículo que publica en una página personal en Internet.

Critica las declaraciones intempestivas de Bolsonaro, quien ignora la dimensión diplomática que rodea la relación entre países.

En especial, apunta la senadora, ofende la exigencia de respeto a los convenios legalmente firmados, así como a la civilidad necesaria a los acuerdos de cooperación entre naciones.

‘Para nuestra gente más humilde, la extinción del programa será una pérdida irreparable a corto y medio plazo’, recalca la exmandataria, quien considera gravísimas las consecuencias de la ruptura.

También aprecia de ‘unilateral e irrespetuosa la decisión de Bolsonaro al criticar por Twitter los términos del convenio firmado en mi gobierno, y renovado, sin modificaciones, hasta el Gobierno de (Michel) Temer’.

Alerta que las manifestaciones leves y autoritarias pueden incluso alejar a médicos de otros países que participan minoritariamente del Programa Más Médicos.

Según Roussef, una encuesta realizada por la Universidad de Minas Gerais, por solicitud de su gobierno, ‘mostró que el 95 por ciento de la población aprobaba el trabajo de los médicos que integran el programa, sin distinción de nacionalidad, y el 90 por ciento de los usuarios dieron nota de ocho a 10 al Más Médicos’.

Refiere que en abril de 2016, el programa tenía 18 mil 240 médicos, la mayoría oriundos de Cuba, gracias al convenio entre el gobierno brasileño y la OPS.

Para la exjefe de Estado, los médicos cubanos fueron esenciales para llenar las vacantes del programa. En la llamada inicial, los galenos brasileños no se presentaron en número suficiente.

Después, prosigue, se abrió el programa para médicos de América Latina; y, finalmente, como aún no habían sido ocupadas ni siquiera la mitad de las vacantes, se firmó con la OPS un convenio para la convocatoria de galenos cubanos.

Cuba es uno de los países del mundo que tiene la más alta relación entre médicos y población -6,7 profesionales para cada grupo de mil habitantes – y una reconocida experiencia y competencia en cooperación internacional en el área de salud, reseña Rousseff.

‘La población brasileña fue beneficiada por la generosa competencia de los médicos cubanos, a quienes el Gobierno de Brasil debe reconocer su fraterna solidaridad. A ellos rindo mi homenaje y agradecimiento. El trabajo de estos profesionales dedicados y generosos hará falta a los brasileños’, subraya la expresidenta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.