Mais Médicos. Foto: Araquém Alcântara.

Pese a cuestionamientos del presidente electo Jair Bolsonaro sobre los especialistas cubanos en el Programa Más Médicos, el pueblo brasileño refuta hoy tales dudas y avala el rigor científico y calidad humana de los profesionales de la isla.

Un extenso reportaje publicado en el portal UOL.com.br revela que la no continuación de Cuba en esa iniciativa, ideada en el 2013 por la expresidenta Dilma Rousseff, no solo genera incertidumbre y tristeza, sino también la pérdida de una garantizada atención de salud que confirman los pacientes.

La funcionaria María Cecilia de Lima Ant o, de 36 años, reconoce al sitio que durante cuatro meses pasó por diversas consultas para descubrir la causa de una infección renal que le hizo engordar cuatro kilogramos.

Ni en un ingreso de 30 días en dos hospitales de Recife se descifró su padecimiento. Cuando se puso en manos de un equipo de médicos cubanos “la atención fue muy diferente, mucho mejor que la de cualquier médico brasileño con quien me consulté”, dijo De Lima Anto.

Remarcó que “ni mis amigos, también médicos, consiguieron diagnosticar (mis dolencias)”.

En 2014, la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG) informó que los médicos cubanos recibieron nota nueve de 10 de los pacientes de Más Médicos, tras una investigación que consultó a 14 mil personas en 700 ciudades de Brasil.

De Lima Anto cuenta orgullosa que en poco tiempo el nuevo médico cubano conquistó a toda la familia, al comenzar por su madre que contrajo chikungunya.

“Ellos (los médicos cubanos) van del hilo del pelo al dedo del pie. Examinan todo, preguntan todo y atienden a la gente a cualquier día y hora”, recalcó emocionada la funcionaria pública.

Lejos de Recife, en Colonia Leopodina (a 119 kilometros de Maceió), la dueña de casa Josicelia Maria da Silva, de 36 años, desconfió en un primer momento cuando tuvo que llevar a su hijo ante un médico cubano.

“Tuve miedo de no entender lo que me hablaba. Más él nos atendió superbien, indicó un examen y acertó en el diagnóstico”, admite Da Silva, quien relata que antes los galenos solo preguntaban respecto al niño, no examinaban y ya indicaban tal remedio.

“Me gustó más el cubano que los de mi nacionalidad, y, no solo yo hablo así, sino toda la comunidad”, subrayó la ama de casa.

El portal digital divulga también el ejemplo del residente en Igarassu, región metropolitana de Recife, Carlos Roberto de Araújo, de 64 años, quien se libró de una cirugía, pues, con artritis reumatoide, esperaba por una cama en el hospital para un implante de prótesis en las dos rodillas.

“Fue en ese instante que el doctor Arnaes Albriza (cubano] nos atendió”, cuenta su hijo Anderson de Souza Araújo.

Primeramente Albriza “nos revisó los exámenes, quitó medicamentos a mi papá, los cuales lo hacía empeorar, y nos comunicó la posibilidad de tratarlo con medicación inyectable”, describe De Souza Araújo, quien asegura que en una semana la situación de su padre cambió.

“Resulta muy emocionante hablar de eso… hoy mi papá anda sin ayuda de nadie y sin necesitar operación”, valoró el joven de 34 años.

Llega un médico de Cuba y en una semana nos enseña que es posible vivir bien. “Nunca más entregaré a mi padre en las manos de nuestros médicos”, sentenció Anderson.

Cuba revalidó el miércoles la vocación solidaria y humanista demostrada por sus profesionales de la salud en decenas de países, al anunciar la salida del Programa Más Médicos de Brasil, ante condicionamientos adelantados por Bolsonaro.

Los galenos de la isla constituyeron el 80 por ciento de todos los participantes en el programa, con el objetivo de garantizar la presencia de médicos nacionales y extranjeros en zonas pobres y apartadas de este país sudamericano.

Ver https://www1.folha.uol.com.br/cotidiano/2018/11/sera-dificil-repor-10-mil-vagas-diz-ex-chefe-do-mais-medicos.shtml

(Información de Prensa Latina)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.