Osvaldo Cardosa Samón | Brasilia, 28 nov (PL) El presidente electo Jair Bolsonaro nunca esperó una respuesta tan contundente de Cuba que cesó su colaboración en el programa Más Médicos y hoy esa honorable decisión genera un caos sanitario en Brasil.

Así lo afirmó a Prensa Latina el facultativo brasileño Daniel Sabino, graduado en la isla en el 2010.

Cuba determinó a mediados de este mes no participar en Más Médicos ante cuestionamientos y declaraciones despectivas del futuro gobernante sobre los profesionales de la isla.

‘Bolsanaro tuvo un accionar muy torpe y nunca se imaginó que iba a recibir una respuesta tan contundente de La Habana, porque cuando algunas figuras están en campaña dicen necedades, pero después en el poder no las cumplen a veces’, comentó Sabino.

Reiteró que el político de extrema derecha ‘no esperó una respuesta tan rápida y enérgica. Fue muy desacertado, en el sentido de que si ya eres el presidente y el médico está en la comunidad, te conviene que siga laborando allí’.

Para Sabino, el exmilitar ‘se dejó arrastrar por banderas políticas e ideológicas que responden a intereses de grupos con tradición de lucha contra la Revolución cubana y los partidos de izquierda, y no pensó en ningún momento en la asistencia médica de su pueblo’.

Ahora, reflexionó el galeno, ‘un gigante como Brasil quedará sin asistencia médica en los lugares más necesitados, en comunidades alejadas de las grandes ciudades, en los pueblos originarios’.

Muchos profesionales brasileños se registran ahora para cubrir esas plazas dejadas por los cubanos, pero al año se va entre un 30 o 40 por ciento, aseguró el doctor y revela: ‘no es la primera que esto ocurre’.

Explicó que ‘por tradición, los médicos brasileños quieren ir a trabajar en los grandes centros urbanos, presentarse en clínicas privadas. Los atrae el mercado, el dinero’.

Solo un profesional, forjado con ideales de humanismo como el cubano, va a los lugares más necesitados de asistencia médica.

De acuerdo con Sabino, Cuba y Brasil tienen bases curriculares muy similares en la carrera de Medicina, pero existe una marcada diferencia.

En tal sentido argumentó que ‘en la isla se hace más énfasis en la práctica, en el acercamiento del médico a los escenarios clínicos, cerca de la población’.

Desde los primeros años de la carrera uno trabaja, siendo estudiante, en hospitales o centros cubanos de asistencia. El aspecto humano se prioriza. En Brasil hay un enfoque, una visión más fuerte hacia el mercado, hacia el corporativismo, en hacerse rico, subrayó.

Sobre el mismo tema, el médico brasileño Carlos Simer, graduado en 2006 en la Escuela Latinoamericana de Medicina de la isla (ELAM), argumentó que ‘la diferencia está en lo práctico y en lo humano. En Cuba aprendimos a palpar, a entender a la persona, cómo vive, y se busca un diagnóstico’.

Los cubanos transformaron y demostraron qué es realmente un médico. Trajeron y aplicaron la mejor manera de interactuar con la comunidad. Si Brasil contó con Cuba en el programa Más Médicos es porque algo faltaba y falta en este país, puntualizó Simer.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.