El movimiento, cuyos miembros abarcan todo el espectro político, no tiene un liderazgo claro, lo que complica aún más las conversaciones para el Gobierno. Foto: AFP.

La actriz y modelo canadiense Pamela Anderson afirmó este lunes en Twitter que la raíz de los incidentes que han marcado las manifestaciones de los “chalecos amarillos” en Francia está “en las tensiones crecientes entre las elites de las grandes ciudades y los pobres en las zonas rurales”, al tiempo que denunciaba “la violencia de las elites francesas y mundiales”.

“No me gusta la violencia… ¿Pero qué representa la violencia de toda esta gente y esos coches quemados en comparación con la violencia de las elites francesas y mundiales”, tuiteó la estrella de la serie televisiva Baywatch, que reside en Marsella.

En otro tuit dijo que “en lugar de estar hipnotizados por las imágenes de incendios, deberíamos preguntarnos de dónde viene esto”, y continuó: “La respuesta es que esto se debe a las tensiones crecientes entre las élites de las grandes ciudades y los pobres en las zonas rurales, entre las políticas de Macron y el 99% de la gente que está harta de las desigualdades, no solo en Francia, sino también en el mundo entero”.

“La verdadera pregunta es saber si la desobediencia puede ser constructiva (…) Si los progresistas en Francia y en el resto del mundo pueden utilizar esta energía para que, en lugar de violencia, haya imágenes de una sociedad más justa e igualitaria”, escribió en otro momento.

Desde mediados de noviembre, Francia es sacudida por las manifestaciones del colectivo de los “chalecos amarillos”, que rechaza la política fiscal y social del presidente francés, Emmanuel Macron.

Las protestas continúan este lunes en todo el país, por tercera semana consecutiva, y han causado escasez de gasolina debido a los bloqueos de varios depósitos de combustible de la compañía Total desde Normandía hasta la región mediterránea. También hay bloqueos en más de cien escuelas secundarias y está cerrado el tráfico en varias carreteras francesas donde los manifestantes han colocado barreras.

El sábado último, agentes antidisturbios fueron desbordados en algunos barrios de París cuando manifestantes quemaron decenas de coches, saquearon tiendas y destrozaron casas de lujo y cafeterías, en los peores disturbios acontecidos en la capital francesa desde 1968.

“Estamos sobre un barril de pólvora (…) Hay una cólera que está subiendo, es incluso peor que la cólera, está tomando enormes proporciones”, dijo Fabien Schlegel, uno de los líderes de los “chalecos amarillos” en Dole (este del país).

Las empresas de transporte de mercancías por carretera estimaron este lunes que han sufrido pérdidas por un valor de 400 millones de euros desde que comenzaron las manifestaciones el 17 de noviembre.

Las protestas repercuten también en la frontera con España, con retenciones de hasta 19 km este lunes y miles de camiones de transporte atrapados, según las autoridades regionales de Cataluña (noreste).

A unas semanas de las fiestas de Navidad, los bloqueos de carreteras y centros comerciales podrían generar más de 13 mil millones de euros de pérdidas en el sector agroalimentario, según una estimación de la Asociación Nacional de Industrias Alimentarias.

El movimiento de los “chalecos amarillos”, cuyos partidarios tienen diversas edades, perfiles profesionales y procedencia regionales, comenzó online como una rebelión improvisada contra el alza del combustible, pero se ha transformado en un torrente de ira más amplio por la presión que sufre la clase media por el costo de la vida.

El movimiento, cuyos miembros abarcan todo el espectro político, no tiene un liderazgo claro, lo que complica aún más las conversaciones para el Gobierno.

Su demanda principal es la congelación de los nuevos aumentos previstos en el impuesto sobre el combustible -el próximo en enero- y medidas para ayudar a reforzar el poder adquisitivo. Pero también han pedido la dimisión de Macron, y muchos hablan de revolución.

El apoyo público a los “chalecos amarillos” sigue siendo alto, con siete de cada 10 personas respaldando su protesta, según una encuesta de Harris Interactive realizada después de los disturbios del sábado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.