La saliente embajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley, en una sesión del Consejo de Seguridad, Nueva York, 26 de noviembre de 2018. (Foto: AFP)

Nikki Haley revela cómo la “teoría del loco” ayudó a EE.UU. a sancionar tres veces a Corea del Norte en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU).

La denominada “teoría del loco” del expresidente de EE.UU. Richard Nixon (1969-1974) básicamente consiste en mostrarse frente a los enemigos como alguien demasiado impredecible o dispuesto a ir al combate, para disuadirlos de actuar contra los intereses propios.

En una entrevista concedida a la revista estadounidense The Atlantic y publicada ayer viernes, la saliente embajadora de EE.UU. ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley, explicó que había alertado a los representantes de China y Rusia en el CSNU de que no sabía cuál sería el próximo paso del presidente de EE.UU., Donald Trump, respecto a Corea del Norte, que incluía la opción militar.

La diplomática recordó que el líder norcoreano, Kim Jong-un, había lanzado entonces amenazas directas contra EE.UU., por lo que aseguró a los socios internacionales que EE.UU. no permitía ser amenazado.

“Eso debe terminarse. Al presidente (Trump) le fastidia (…) No puedo garantizar qué haría. Tenemos que adoptarla (nueva ronda de sanciones contra Pyongyang). Yo no puedo frenarlo ni controlarlo (a Trump). Tenemos que hacerlo” para este fin de semana, recordó Haley, respecto a sus declaraciones ante los miembros del CSNU, en concreto, Rusia y China.

Haley subrayó que Trump había endurecido en gran medida la retórica bélica contra Pyongyang, pero eso no significaba que “estábamos a punto de una guerra” en la península, lo que China, según la diplomática, no deseaba en absoluto.

Agregó que si los norcoreanos hubieran cumplido con su amenaza, lanzando un misil contra el suelo estadounidense, el inquilino de la Casa Blanca habría cumplido con sus palabras y atacado a Corea del Norte, pero eso no ocurrió.

Haley señaló que como político uno debe negociar un caso, apreciándolo primero desde el punto de vista de los socios, lo que constituye en sí las preocupaciones y los beneficios para ellos, “para luego obligarlos a hacer lo que quieres y convencerlos de que esa es su decisión”, sostuvo.

Las sanciones se dirigen contra el programa nuclear y de misiles de Corea del Norte, así como contra otras supuestas infracciones cometidas por Pyongyang, incluidos ataques cibernéticos y la violación de derechos humanos —acusaciones que rechaza el Gobierno norcoreano—.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.