Cuando Macron y su gobierno estaban contra las cuerdas, al fracasar sus televisivos llamados y caramelos de apaciguamiento, se produce un extraño atentado en un mercadillo navideño, sin protección policial, en la ciudad fronteriza de Strasbourg, ciudad segunda sede del Parlamento Europeo.

El balance del ataque, con disparos de pistola a bocajarro, es de tres muertos y una docena de heridos. Las motivaciones, reales, autenticas de la acción de este individuo, no las conoceremos, la policía lo ha matado en un supuesto tiroteo cercano a su domicilio. El circulo de ha cerrado.

Es cierto que Francia ha sido objeto de atentados atribuidos a comandos yihadistas, como los de París o Niza, también que le permitieron a las autoridades burguesas declarar el Estado de Excepción (en la potencia nuclear de la Unión Europea) como un hecho normalizador.

Ahora, vemos que se repiten hechos semejantes, aunque en condiciones diferentes. Las movilizaciones populares en torno de los chalecos amarillos se han extendido a los estudiantes de secundaria, liceos, o a sectores de trabajadores como la Sanidad o funcionarios, obligando a las viejas centrales reformistas y vende-obreras a radicalizar su discurso.

Algo semejante ocurre en la izquierda institucional (revisionista y social-demócrata) que ha presentado una moción de censura contra el Presidente Macron.

Las preguntas son legítimas; ¿Pretende el gobierno Macron frenar las movilizaciones populares con un nuevo Estado de Excepción? ¿Trataran con los funerales de las victimas escenificar una pantomima oficialista y patriotera?

La muerte, en un atropello, de un joven chaleco amarillo, en Avignon, eleva a seis el número de personas muertas en este tipo de accidentes. Muertos por defender sus derechos y los de toda la población, a unas condiciones de vida dignas.

La élite burguesa nunca renunciara a sus privilegios, así tenga que recurrir al asesinato, la provocación o la represión.

El pueblo no tendrá nada sin Revolución.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.