Un bombardero ruso Tu-160 en el aeropuerto internacional de Maiquetia, al norte de Caracas, (capital venezolana), 10 de diciembre de 2018. (Foto: AFP)

“El organismo castrense ruso no está sorprendido por esas declaraciones de diletantes de los representantes del Departamento del Estado de EE.UU. sobre los portamisiles estratégicos Tu-160 mientras los expertos profesionales del Pentágono (Departamento de Defensa estadounidense) están callados”, dijo el viernes el portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, Igor Konashenkov.

Ayer viernes, el embajador de EE.UU. en Colombia, Kevin Whitaker, reaccionó a la llegada de dos Tu-160 a Venezuela, negando que constituyan una provocación por su “antigüedad” y el hecho de que “realmente son piezas de museo”.

Konashenkov, no obstante, atribuyó las declaraciones de Whitaker a su desconocimiento sobre los referidos aviones, cuya velocidad, alcance y potencia carecen de análogos en el mundo, según indicó.

Al desarrollar su postura, el funcionario castrense recordó que los Tu-160 no se pueden comparar con los “aviones de EE.UU. o de cualquier otro país de la OTAN” (Organización del Tratado del Atlántico Norte).

Konashenkov, del mismo modo, aseguró que el citado portamisiles estratégico ruso solo se puede comparar con una “pieza de museo”, por el hecho de que el Tu-160 es la “obra maestra de la ingeniería rusa en el campo de la aeronáutica nacional que suscita envidia de los detractores”.

El pasado lunes, dos Tu-160 —capaces de transportar armas nucleares— aterrizaron en suelo venezolano para un ejercicio de vuelos operativos realizado conjuntamente por las Fuerzas Aéreas de Caracas y Moscú.

El despliegue desató la ira de EE.UU., cuyo secretario de Estado, Mike Pompeo, arremetió contra el envío de los bombarderos a la República Bolivariana, describiendo las maniobras como “dos Gobiernos corruptos malgastando fondos públicos”.

En respuesta a las declaraciones de Pompeo, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, defendió el derecho soberano de su país a cooperar con otros países en materia de defensa y seguridad, especialmente después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, haya “amenazado públicamente con una intervención militar” en Venezuela.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.