EE.UU. envía 150 camiones cargados con armas a las milicias kurdas en el noreste de Siria, al poco de la orden Trump de retirar a sus fuerzas del país árabe.

Según ha recogido este sábado el diario turco Yeni Safak, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, en kurdo) y las llamadas Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo) han recibido en los últimos días 150 camiones con armas y municiones.

Las armas, explica el medio, fueron enviadas a través de la frontera iraquí a las posiciones kurdas en los alrededores de las ciudades nororientales sirias de Derik y Qamishli, fronterizas con Turquía.

Los camiones llegaron a estas zonas más o menos un día después de que el presidente de EE.UU., Donald Trump, anunciara que retiraría de manera inmediata de Siria a todos los soldados estacionados en Siria y los enviaría a Erbil, capital de la región semiautónoma del Kurdistán de Irak.

Yeni Safak asegura que Washington ha enviado en los últimos meses unos 500 camiones con equipo militar a dichas milicias kurdas.

Ankara tacha de “error grave” la decisión de Washington de suministrar armas a las unidades kurdas en Siria, pues considera que las YPG están vinculados con el PKK, grupo al que considera terrorista. Insiste en que dichas armas podrían usarse posteriormente contra Turquía.

Los turcos temen, de hecho, que el fortalecimiento de los kurdos en el norte de Siria dé alas a su propia insurgencia, pero Washington sigue considerando a los kurdos un aliado indispensable para llevar adelante sus planes en Siria.

El nuevo suministro de armas se produce en una especial coyuntura, ya que el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha informado de que su Ejército lanzará “en breve” una operación militar para eliminar a los combatientes kurdos en el este del río Éufrates en Siria.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.