¿Mantuvo el espionaje francés a la multinacional Lafarge en Siria para financiar a los yihadistas?

142

¿Son los servicios secretos franceses co-responsables de mantener a la multinacional cementera Lafarge en Siria hasta 2014 para financiar a los grupos yihadistas? Frente a los jueces, un oficial de inteligencia ha admitido que llevaron a cabo una recogida de información “oportunista” y “cínica”, pero aseguró que no había dado “ninguna instrucción” a la empresa.

“Operamos de manera totalmente oportunista, aprovechando su presencia continuada, pero nadie les pidió que se quedaran”, dijo un policía de la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI), entrevistado el 4 de octubre por la jueza de instrucción Charlotte Bilger, en una audiencia.

“Mi trabajo consistía únicamente en recopilar información para detectar a las personas”, en particular a los franceses que partieron a la yihad en Siria, “no dimos instrucciones”, explicó el espía de contacto de Lafarge, que inicialmente se encargó de asesorar a las empresas sobre la protección de sus activos.

“Operamos de una manera totalmente cínica, es cierto. Hay que darse cuenta de que es un trabajo enorme, un trabajo de hormiga, pero es esencial”, justificó el oficial, que ya en abril de 2012 organizó una conferencia para el Comité Ejecutivo de Lafarge.

En ese momento, era la persona de contacto de Jean-Claude Veillard, entonces Director de Seguridad de Lafarge. Este último, un antiguo militar, dijo a los jueces que había transmitido regularmente información sobre la situación en la región a los distintos servicios de inteligencia franceses sin “clasificarla”.

Contactos estrechos, en particular a través de los correos electrónicos archivados, que continuaron durante toda la guerra en Siria. En mayo de 2016 Veillard comió con los sucesores de su contacto en la DGSI.

Pero para el juez encargado de la investigación, “la demostración de que los servicios de inteligencia tenían un conocimiento detallado de las acciones” de Lafarge y sus directivos, “no tiene relación” con la posible responsabilidad penal de la multinacional, por lo que se niega a llevar a cabo audiencias adicionales de espías.

Todas estas audiencias fueron solicitadas por los abogados defensores, en particular porque ponen en duda la imparcialidad de la DGSI, uno de los tres servicios de investigación del caso.

El agente entrevistado el 4 de octubre aseguró que existe una “compartimentación” entre la esfera judicial de la DGSI y la de inteligencia, al tiempo que admitió que su información podría remontar al “más alto nivel”, a su director, “e incluso más allá».

“Eso no cambia el hecho de que Lafarge haya decidido quedarse y negociar con organizaciones terroristas”, ha dicho Marie Dosé, abogada de la ONG Sherpa, acusación particular en este caso. Lafarge “no escapará a su juicio multiplicando el número de juicios de intenciones”.

La multinacional fue procesada en junio por “financiación de una organización terrorista” y “complicidad en crímenes contra la humanidad”. Se calcula que pagó casi 13 millones de euros a través de su filial LCS entre 2011 y 2015 a los grupos yihadistas, incluido el Califato Islámico, para mantener la producción en su planta de Jalabiya mientras el país se hundía en la guerra.

Ocho ejecutivos y gerentes, incluyendo al Presidente Bruno Lafont, han sido acusados de “financiar una organización terrorista” y “poner en peligro la vida” de sus trabajadores. Dos de los intermediarios locales que están en el centro de la investigación, Amro Taleb y Firas Tlass, también tienen una orden de detención.

La investigación plantea interrogantes sobre lo que las autoridades francesas sabían o no de las acciones de Lafarge y sobre si la diplomacia permitió o incluso alentó a la empresa cementera. En la audiencia de este verano, el antiguo ministro de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, aseguró que “nunca se había ocupado” de esta cuestión.

Lafarge, que se fusionó con Holcim de Suiza en 2015, finalmente abandonó su planta de cemento en septiembre de 2014, cuando el Califato Islámico se apoderó de ella.

https://www.romandie.com/news/Scandale-Lafarge-en-Syrie-une-gestion-cynique-et-opportuniste-des-services-secrets/982482.rom

Más información:
– La multinacional francesa Lafarge financió al Califato Islámico para continuar su negocio en Siria
– Lafarge trabajaba en Siria para los servicios secretos de Francia
– La multinacional Lafarge-Holcim confiesa que financió al terrorismo en Siria
– Francia pidió a Estados Unidos que no bombardeara a la empresa que financiaba al yihadismo en Siria 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.