Articulo de Genaro López

‘20 de Diciembre, Día de Duelo Nacional’ es la exigencia de un pueblo que clama justicia para los miles de panameños masacrados por la soldadesca yanqui durante la invasión de 1989. Al cumplirse 29 años de la invasión, reclamamos conocer la cifra real de muertos.

Las tropas norteamericanas iniciaron su bombardeo en el populoso barrio de El Chorrillo, incendiándolo en su totalidad, así como ataques en otros puntos de la República. En el plazo de pocas horas se escenificó un bombardeo masivo que implicó el lanzamiento de 417 bombas.

La justificación de la invasión fue la supuesta captura del general Manuel Antonio Noriega, gobernante de facto. Sin embargo, su objetivo real era utilizar a Panamá como laboratorio de un poderoso arsenal de guerra, que luego se utilizó en la Guerra del Golfo (1990). La fuerza militar estadounidense desplegó 26 mil soldados y armamento militar sofisticado. Para los Estados Unidos se trataba de configurar un nuevo escenario de dominación global. Esta misma acción genocida la sigue utilizando contra los pueblos de América Latina y el mundo que anhela ‘un mundo de paz, justicia y equidad’.

La agresión del imperialismo norteamericano a nuestro país fue propiciada por los militares y su partido político, el PRD, avalada por la partidocracia y por sectores en ese momento de la llamada ‘sociedad civil’, hoy ‘independientes’, la ‘Cruzada Civilista’. Son los mismos que acumularon riqueza durante el régimen militar y en el llamado período ‘democrático’ posinvasión; mismos envueltos en los casos de corrupción e impunidad. Son los mismos que utilizan el clientelismo electoral para mantenerse en el Gobierno y garantizar sus intereses económicos y políticos.

Son los mismos que se han confabulado para imponer políticas de hambre, miseria y represión contra el pueblo; para ejecutar un modelo económico neoliberal que excluye, margina y discrimina a las grandes mayorías del país, colocando a Panamá como el sexto país con peor distribución de la riqueza a nivel mundial. En ellos, todos los partidos tradicionales tienen una gran responsabilidad en todos estos desmanes.

Enfrentamos una crisis institucional, frente a ello, las organizaciones del pueblo tienen que intensificar sus esfuerzos para construir Poder Popular y crear las condiciones para la autoconvocatoria de una Asamblea Constituyente Originaria con plenos poderes para barrer el injusto, excluyente e inhumano sistema de dominación económica y política que hoy impera y que jamás podrá ofrecer soluciones reales a la difícil situación de los hogares humildes para dar paso a la fundación de una nueva república soberana, democrática y próspera, con valores éticos, justicia y equidad social.

Ante este escenario, los panameños, también, debemos recordar que los Gobiernos posinvasión jamás han hecho un reclamo al Gobierno de los Estados Unidos por el genocidio cometido. En estos 29 años todos los gobernantes de turno, se han mantenido entreguistas y vendepatria.

Este accionar de la partidocracia es una ofensa a la memoria de todos los caídos y desaparecidos de la dictadura militar que se instauró en 1968 y a los desaparecidos y caídos durante la invasión de 1989. Es un insulto al dolor de familiares de víctimas de la dictadura que exigen Justicia.

Las actuales y nuevas generaciones no podemos olvidar la masacre cometida contra nuestro pueblo, al igual que lo hicieron en enero de 1964. Tenemos la obligación de contar la historia, de escribirla tal y como sucedió, de mantener la memoria histórica de un pueblo que luchó contra la dictadura militar y contra el invasor norteamericano, y que sigue luchando por el respeto a su autodeterminación y por adecentar el país. Al conmemorarse 29 años de la invasión: Ni olvido Ni perdón, exigimos justicia.

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI – FRENADESO.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.