Rusia rechazó las declaraciones de la canciller alemana, Angela Merkel, que pidió el viernes liberar a los militares ucranianos detenidos el 25 de noviembre tras entrar ilegalmente en aguas territoriales del país.

«Tomamos nota de este tipo de declaraciones (…) pero no pueden ser argumento para cambiar las leyes de nuestro país», dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

El funcionario insistió en que la posición alemana «no es razón para que alguien incumpla las leyes de nuestro país».

El 25 de noviembre tres buques de la Armada ucraniana incursionaron en aguas territoriales de Rusia en el mar Negro, desoyeron las exigencias de parar y con sus maniobras temerarias pusieron en peligro la navegación, finalmente fueron apresados por los guardacostas rusos cerca del estrecho de Kerch.

En los buques de guerra ucranianos se encontraban un total de 24 tripulantes, dos de ellos agentes del Servicio de Seguridad de Ucrania que al parecer dirigían la incursión.

Actualmente los infractores ucranianos afrontan un proceso judicial por el cruce ilegal de la frontera.

Peskov informó también que el presidente ruso, Vladímir Putin, aclaró a Merkel la situación en torno a este suceso en una conversación telefónica sostenida el viernes.

Moscú califica el incidente del mar Negro como una provocación encargada por el mandatario ucraniano, Petró Poroshenko, para ganar puntos de cara a las elecciones presidenciales del 31 de marzo de 2019.

Los guardacostas rusos elevaron la vigilancia del estrecho de Kerch después de que radicales ucranianos amenazaran en mayo pasado con volar un puente recién construido, el más extenso de Europa, que conecta a Crimea con la parte continental del país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.