La Habana, 1 ene (PL) El Ballet Nacional de Cuba (BNC) desplegará hoy sus cisnes para celebrar el aniversario 60 del Triunfo de la Revolución con una interpretación de un clásico de culto mundial.

Ninguna obra danzaria ha podido alcanzar en popularidad a El lago de los cisnes, pieza que será el plato fuerte de una gala prevista para realizarse en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, a las 17:00, hora local, con los primeros bailarines Grettel Morejón y Dani Hernández como protagonistas.

Antes del espectáculo de tres actos y un epílogo, se dará a conocer el Premio Anual del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso y las menciones en el Libro de Honor de la prestigiosa institución.

Paradójicamente, la primera presentación de El lago de los cisnes en 1877, en el famoso Teatro Bolshói de Moscú, recibió abucheos, debido a la pésima coreografía de Julius Reisinger.

La obra no murió gracias a la iniciativa de los coreógrafos del Teatro Mariinsky de San Petersburgo Marius Petipa y Lev Ivanov, quienes se propusieron rescatarla en 1895 en homenaje al fallecido compositor de la partitura, Piotr Ilich Chaikovski.

Pese a que el músico nunca lo llegó a percibir así, en esta obra confluyen su genialidad artística y una dramaturgia atractiva representada por dos personajes muy seductores: el Cisne Blanco; inocente, frágil, puro de alma, y el Cisne Negro; perverso, seductor, agresivo.

A fines del siglo XIX, Petipa e Ivanov, maestro y alumno, dieron mayor realce a esa trama de amor imposible y lucha entre contrarios al reorganizar la fracasada estructura inicial y montar pasos de belleza y, sobre todo, complejidad para la época.

El espectáculo resultante fue tan exitoso que se convirtió en el punto de partida de todas las versiones posteriores, incluida la cubana.

Durante aquel reestreno, la intérprete principal, Pierina Legnani, consiguió ejecutar 32 fouettés -especie de giros sobre una misma pierna en punta mientras la contraria abre en forma de látigo-, y pasó a la historia como la primera bailarina en conseguir esa proeza.

En la segunda mitad del siglo XX, la prima ballerina assoluta cubana Alicia Alonso construyó su propia versión de El lago de los cisnes a partir de la de Petipa e Ivánov, con una demanda técnica superior, en correspondencia con el virtuosismo que ella misma podía y gustaba exhibir.

De acuerdo con un comunicado del BNC, la compañía presentará la obra todos los fines de semana de enero y la primera semana de febrero en el mismo teatro.

Los protagonistas del sábado, 5 de enero, serán Sadaise Arencibia y Raúl Abreu, mientras al día siguiente subirán a escena Yanela Piñera -quien actualmente cumple un contrato de trabajo en el Ballet Queensland, de Australia- y Dani Hernández.

El BNC cumplió en 2018 siete décadas de fundado y para resaltar su valía el gobierno decidió declarar a la compañía Patrimonio Cultural de la Nación.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.