El vicecanciller de Rusia, Serguéi Riabkov.

Moscú advierte de que ya no existe ni un solo lugar “seguro” para los rusos en Estados Unidos, mientras sigue ahí la “caza” de personas de nacionalidad rusa.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia emitió el sábado una alerta ante lo que llamó “la caza de nuestros ciudadanos”, en la que pide a los rusos asegurarse que no exista nada en sus registros que pueda “interesar” a Washington, si desean viajar al extranjero.

“Los agentes de seguridad de EE.UU. continúan la caza de los ciudadanos rusos (…) De hecho, no hay ningún lugar seguro ni garantías”, denunció el vicecanciller de Rusia, Serguéi Riabkov, en declaraciones ofrecidas el sábado a la agencia local de noticias TASS.

Cualquier ciudadano ruso, subrayó el diplomático, que tenga una razón para pensar que puede interesar de una forma u otra a los estadounidenses, “debe valorar las consecuencias de viajar al extranjero”, dado que no hay garantías para seguir libre ahí.

La advertencia se hizo pública un día después de la divulgación de la noticia de la detención de Dmitry Makarenko, de nacionalidad rusa, por los agentes del Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI, por sus siglas en inglés).

Makarenko, de 39 años, fue detenido el 29 de diciembre por el FBI en la isla estadounidense de Saipán por haber intentado exportar dispositivos de visión nocturna y visión térmica de grado militar, así como cartuchos de municiones a Rusia.

La orden de arresto apostilla que el ruso fue acusado en junio de 2017 por conspiración para exportar artículos de defensa sin licencia. El documento judicial se presentó ante el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para las islas Marianas del Norte.

El arresto se produjo después de que el Servicio Federal de Seguridad (FSB) de Rusia detuviera el 28 de diciembre, a Paul Whelan, un ciudadano estadounidense en Moscú, capital rusa, por el espionaje. Whalen, al parecer, también tiene otras nacionalidades, entre ellas la británica.

Las autoridades de Moscú han denunciado un incremento de las actividades de espionaje de otros países en Rusia. En 2017, los servicios de inteligencia rusos frustraron unas 400 operaciones extranjeras de espionaje con las que se intentaba acceder a información sensible, según ha desvelado el propio presidente del país, Vladimir Putin.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.