La ideología dominante es como los zombis: nos persigue por más que se demuestre su falsedad

65

El pliego de cargos contra el “candidato manchú” se ha muerto de muerte natural porque lo más natural es que así ocurriera, más temprano que tarde. Dos viejos espías de la NSA y la CIA, William Binney y Larry Johnson publican un artículo técnico cuyo título resume muy bien sus conclusiones: “Por qué los rusos no piratearon al Partido Demócrata”(1). Es interesante, sobre todo para los aficionados a la informática.

Ahora comparen ese titular con este otro, publicado un poco antes por el “Washington Post”, adalid de lucha contra el oscurantismo: “Cómo los rusos piratearon al Partido Demócrata y entregaron sus correos a WikiLeaks”(2).

Evidentemente uno de los dos miente y ese no es otro que el periódico “antioscurantista”, aunque los cazarrecompensasnunca tendrán la osadía de incluirlo entre los fabricantes de bulos, mentiras, fraudes, e incluso teorías de la conspiración.

Las mentiras no viajan solas sino en compañía. Foman parte de una campaña que, en el caso, del “candidato manchú” ha durado dos años durante los cuales el Comité de Inteligencia del Senado ha tomado declaración a 200 testigos, nada menos.

El filón propagandístico se ha agotado; no da más de sí. Los demócratas y los “progres” al estilo estadounidense creyeron que el jefe de los maderos, Robert Mueller, y los diputados del Congreso encontrarían un lago en medio del desierto, pero no podían. Con los micronos apagados en Washington todos los políticos confiesan el fracaso.

Si antes de 2016 alguien hubiera afirmado que Trump era un espía ruso, o que se iba a poner al servicio de los rusos, o que favorecería sus intereses, le hubieran internado en un siquiátrico con una camisa de fuerza. Para hacer que lo inverosímil sea creíble no basta con una noticia; es necesaria toda una campaña, es decir, resucitar a Goebbels: una mentira repetida mil veces se transforma en una verdad.

Lo que resta es analizar dos cosas: primero, la campaña en sí misma y, segundo, la secuela de censura en las redes sociales, que los cazarrecompensas se han tomado a pecho con el fin de desviar la atención de las grandes cadenas hacia los pequeños medios independientes de información.

Con los medios técnicos actuales es sencillo comprobar el aluvión de “noticias” publicadas sobre este asunto, frente a quienes han difundido el artículo de Binney y Johnson, que tendrán dificultades para localizarlo.

Donde hay un aluvión de “noticias” está la ideología dominante. A través de ellas el imperialismo nos dicta nuestra opinión y los intentos que se llevan a cabo para desmontar el fraude no son suficientes. “El medio es el mensaje”, decía hace años el canadiense Marshall McLuhan, hoy olvidado. Podemos luchar contra un mensaje, criticarlo y denunciar su falsedad en los medios a nuestro alcance, pero son insignificantes frente a los medios que el imperialismo pone en funcionamiento.

Los que durante dos años han estado publicando basura no van a rectificar jamás y su mensaje quedará adherido a las cabezas de millones de lectores de todo el mundo para siempre, incluso a través de generaciones, porque la ideología dominante es como el Cid Campeador: sigue ganando batallas después de muerta. Es una ideología zombi. Por eso nos tropezamos tan a menudo con personas que siguen defendiendo falsedades con la mayor naturalidad.

La verdad no resplandece por sí misma, como creían algunos clásicos, sino que se defiende de la misma manera que cualquier otra causa justa: mediante la organización de sus partidarios.

(1) https://turcopolier.typepad.com/sic_semper_tyrannis/2019/02/why-the-dnc-was-not-hacked-by-the-russians.html
(2) https://www.washingtonpost.com/world/national-security/how-the-russians-hacked-the-dnc-and-passed-its-emails-to-wikileaks/2018/07/13/af19a828-86c3-11e8-8553-a3ce89036c78_story.html

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.