Sanciones económicas, embargo, bloqueo: guerra imperialista

41

Juan Manuel Olarieta.— Cuando el periodismo se llena de eufemismos es para bajar el telón, apagar las luces y que la oscuridad llene el escenario del mundo. Ahora hablan de “sanciones económicas” y antes de “embargo” para referirse a un bloqueo, es decir, a un acto de guerra, lo que antiguamente se calificaba como “asedio”.

La nueva terminología oculta pues que el mundo está en guerra y, a partir de ahí, oculta todos los demás elementos fundamentales de la misma. Oculta, por ejemplo, que quien impone el bloqueo es el imperialismo, las potencias que tienen la capacidad para ejecutarlo. Pero también oculta que las víctimas del bloqueo no son los soldados del enemigo sino la población civil.

El bloqueo, pues, no es en nada diferente a ninguna guerra imperialista, aunque resulta particularmente odioso. No hay más que recordar el “embargo” impuesto a Irak en la década de los noventa, que costó la vida a cientos de miles de personas inocentes, esas con las que las noticias se llenan la boca, como si su suerte les importara.

Como en la Venezuela actual, el “embargo” a Irak tuvo su contrapartida “humanitaria”, que en aquella ocasión se llamó “petróleo por alimentos”. El imperialismo te quita con una mano lo que te da con la otra para demostrar su buen corazón. La ONU lo avala con la doctrina R2P: las grandes potencias tienen el deber de “socorrer” a las pequeñas.

La “ayuda humanitaria” opera así retroactivamente como una fuente inagotable de noticias que ponen el acento en las víctimas, a quienes se presenta como “Estados fallidos”. Los papeles se intercambian y la responsabilidad del caos no es del agresor, sino todo lo contrario. Los imperialistas son benefactores de la humanidad.

Desde 1962 el bloqueo de Cuba, impuesto por Estados Unidos, le ha costado al país 134.499 millones de dólares. Desde 1992 la ONU ha aprobado 26 acuerdos para poner fin al bloqueo, pero todo ha sido inútil, salvo para que algún reportero o turista despistado se sorprenda de la carestía que padece la Isla que, naturalmente, se aliviaría levantando el bloqueo.

Repasar el listado de países bloqueados, tanto en la actualidad como a lo largo de la historia, resultaría ilustrativo del alcance de los tentáculos del imperialismo. Lo mismo cabe decir de quienes se convierten en bloqueadores de segunda mano para complacer a sus amos de Washington.

El bloqueo expresa el peso económico de Estados Unidos en el capitalismo actual. A diferencia de otro tipo de armas, que atemorizan sólo por el hecho de poseerlas, el bloqueo es creíble por la retorsión que supone para quien tiene la tentación de sortearlo, como se ha puesto de manifiesto en el caso de Irán. Los grandes monopolios europeos están sometidos a un chantaje ante el que la Unión Europea y cada uno de los países que la forman se han mostrado impotentes: quien negocie en Irán no negocia en Estados Unidos.

No hay nada más lejos del “neoliberalismo” que ese tipo de imposiciones, a las que hay que añadir la extraterritorialidad de las leyes y los tribunales estadounidenses, cuyas decisiones se aplican en el mundo entero.

Las instituciones que dirigen el capitalismo en el mundo son muy conocidas, y también es conocido que no tienen la condición internacional con la que se presentan porque, a su vez, están dirigidas desde Estados Unidos. No obstante, hay algunas, como la OFAC (Office of Foreign Assets Control), a las que no se les suele presta tanta atención. La OFAC gestiona las sanciones económicas que los imperialistas mantienen contra distintos países.

Es un organismo del Departamento del Tesoro (Ministerio de Hacienda) que depende de la Oficina de Terrorismo e Inteligencia Financiera, una denominación que lo dice todo. Además de países, también hay empresas, organizaciones e incluso personas asimiladas al cajón de sastre del “terrorismo” y, en consecuencia, con ellas no se puede hacer el más mínimo negocio. En caso contrario lo de menos es la multa o el embargo de sus bienes porque el negociante puede acabar en la cárcel.

La OFAC lleva un control absoluto de cada una de las transacciones que se realizan en el mundo, o al menos lo intenta. Para ello mantiene un listado de SDN (Specially Designated Nationals o personas especialmente controladas) que se actualiza continuamente y que se puede consultar en internet (1).

Es una espada de Damocles impuesta al mundo entero por los mismos que alardean de ser los defensores del libre mercado. Recientemente WikiLeaks publicó el manual de operaciones de “guerra no convencional” aprobado por el Pentágono que no incurre en los eufemismos de la prensa. La terminología cambia mucho y es posible leer expresiones tales como “armas financieras”, “guerra económica” o alusiones al Banco Mundial, el FMI y la OCDE como intituciones a las que Estados Unidos puede recurrir para imponer su hegemonía en el mundo (2).

El martes el diario francés Le Figaro decía lo siguiente: “La segunda guerra de Siria ha comenzado. Una guerra que no se desarrolla en el terreno militar sino en el económico”(3). Hay países que están en guerra desde siempre, o que salen de una guerra para meterse en otra. Corea del norte está en guerra, Cuba está en guerra, Rusia está en guerra, Irán está en guerra, Venezuela está en guerra… El capitalismo actual no es más que una parte de la guerra permanente que Estados Unidos mantiene para defender su hegemonía mundial.

(1) http://www.treasury.gov/resource-center/sanctions/SDN-List/Pages/default.aspx
(2) https://file.wikileaks.org/file/us-fm3-05-130.pdf
(3) http://www.lefigaro.fr/international/2019/02/26/01003-20190226ARTFIG00257-l-amerique-et-l-europe-frappent-la-syrie-au-portefeuille.php

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.