Paul Craig Roberts y Michael Hudson.— El porcentaje de aprobación de Putin en las encuestas sigue siendo alto, pero ha disminuido en el último año. La disminución está relacionada principalmente con la política interior. Aparentemente, la población percibe la reciente política económica del Kremlin como una continuación de la desastrosa política impuesta por Washington a Rusia en la década de los noventa, cuando Rusia estaba fuertemente endeudada, mientras que los activos públicos fueron privatizados y saqueados por oligarcas patrocinados por Occidente que “se aprovecharon” vendiendo los activos a extranjeros.

El porcentaje de aprobación de Putin y del gobierno ha disminuido debido a los recientes aumentos de la edad de jubilación y del impuesto sobre el valor añadido. La primera decisión suscitó preocupación por la seguridad de las pensiones y recordó a los rusos el colapso de las pensiones tras el colapso de la URSS. La segunda decisión redujo la renta disponible de los consumidores y, en consecuencia, la demanda de los consumidores y la tasa de crecimiento económico. Estas decisiones son arquetípicas de la política de austeridad impuesta a la población y no a los acreedores extranjeros y reflejan el criterio de que la austeridad conduce a la prosperidad.

Rusia está experimentando salidas de capital debido al reembolso por parte del sector privado ruso de préstamos a acreedores occidentales. Ha pagado más de 25.000 millones de dólares anuales en salidas de capital desde principios de la década de los noventa, alcanzando más de un billón de dólares. Este dinero podría haberse invertido en la propia Rusia para mejorar la productividad y el nivel de vida de sus ciudadanos. La salida pone al rublo bajo presión y los pagos de intereses extraen el dinero del país. Sin estas salidas, el valor del rublo y de los salarios sería mayor.

Las sanciones de Estados Unidos dan a los rusos todas las razones para no pagar sus préstamos extranjeros; sin embargo, los rusos siguen permitiendo su propia explotación por parte de extranjeros porque los economistas les han dicho que no hay alternativa.

Los problemas económicos de Rusia se deben al saqueo del país durante los años de Yeltsin, a la imposición de la economía neoliberal por parte de los estadounidenses y a la financiarización resultante de la privatización.

A mediados de la década de los noventa la bolsa de Moscú se convirtió en la favorita de Occidente, ya que las minas, el petróleo y la infraestructura infravalorados se vendían por una fracción de su valor a los extranjeros, transfiriendo los flujos de ingresos rusos al extranjero en lugar de hacer inversiones para Rusia. A los rusos se les dijo que la mejor manera de que su país se hiciera rico era dejar que los cleptócratas estadounidenses y británicos, los oligarcas y sus corredores de bolsa ganaran cientos de miles de millones de dólares privatizando el dominio público de Rusia.

Washington aprovechó la ingenuidad y confianza del gobierno de Yeltsin para infligir el mayor daño político y económico posible a Rusia. El país ha sido destrozado. Partes históricas de Rusia, como Ucrania, se han transformado en países extranjeros. Washington incluso insistió en que Ucrania debería mantener Crimea, a pesar de que es una parte histórica de Rusia y el único puerto de esta potencia en aguas cálidas.

Los ahorros de la población (llamados “excedentes”) han sido destruidos por la hiperinflación. La privatización no ha ido acompañada de nuevas inversiones. La economía no estaba industrializada, sino financiada. Los ingresos de la privatización fueron depositados por el gobierno ruso en bancos privados donde se utilizaron para privatizar más activos rusos. Por lo tanto, el sistema bancario se utilizó para financiar la transferencia de propiedad, no para financiar nuevas inversiones, y los ingresos se transfirieron al extranjero. Rusia se ha transformado en una colonia financiera en la que los procónsules han creado riqueza en la cima de la sociedad.

Hoy en día, la privatización continúa con la privatización de facto de la propiedad pública, como la imposición de tasas por el uso de las carreteras federales. Como a las élites económicas rusas los profesionales neoliberales estadounidenses les han lavado el cerebro intensamente, el país carece de dirección económica.

No tiene sentido que Rusia se endeude mediante préstamos en el extranjero para financiar inversiones. Los rusos deben pagar los costos de los bienes con dinero que el Banco Central no puede emitir en rublos, a menos que estos rublos estén garantizados por dólares. Este proceso ha impedido que Rusia utilice su propio Banco Central para financiar proyectos de infraestructura pública y de inversión privada mediante la emisión de rublos. En otras palabras, es como si Rusia no tuviera un Banco Central.

Aparentemente, los economistas rusos no entienden que Rusia no gasta divisas prestadas en Rusia. Si Rusia obtiene un préstamo en el extranjero, el dinero prestado irá a las reservas del Banco Central. El Banco Central emite entonces el equivalente en rublos para ser gastado en el proyecto, y el costo del proyecto aumenta de acuerdo a los intereses innecesarios pagados al prestamista extranjero.

Al Instituto de Economía de la Academia Rusa de Ciencias le han lavado el cerebro a favor de la economía neoliberal que es incapaz de tomar las medidas adecuadas. El fracaso de la dirección económica de Rusia está imponiendo a la economía unos costes muy superiores a los generados por las sanciones impuestas por los Estados Unidos.

La dirección económica rusa es débil y muchos intelectuales favorecen la integración con Occidente en lugar de con Oriente. Ser parte de Occidente ha sido un objetivo importante desde Pedro I y Catalina la Grande, y los integracionistas atlantistas rusos no pueden y no abandonarán esta orientación anticuada. Porque este objetivo ya no tiene sentido. Esto no sólo implica la vasallaje de Rusia por parte de Occidente, sino que Europa ya no es el centro del poder. El Este está en ascenso y China es el centro del mismo y lo seguirá siendo hasta que los chinos se destruyan a sí mismos copiando la política neoliberal occidental de financiarización de la economía.

Aunque Putin es un buen estadista y tiene un sentido del interés nacional ruso, muchos funcionarios no utilizan su puesto al servicio de Rusia, sino al servicio de sus propios intereses, muchos de los cuales están depositados en el extranjero. La corrupción y el desfalco parecen ser la principal actividad de muchos funcionarios. Los escándalos se suceden entre los miembros del gobierno y tienen consecuencias negativas para Putin y Medvedev.

La popularidad del gobierno ruso estaba en su apogeo cuando mostró su determinación de reintegrar Crimea a Rusia. Sin embargo, este mismo gobierno, con la esperanza de apaciguar a Washington y Europa, ha rechazado las peticiones de las repúblicas de Lugansk y Donetsk de reintegrarse a Rusia. Los nacionalistas rusos, la mayoría de la población, lo vieron como un acto de sumisión a Occidente. Además, la decisión del gobierno ruso ha conducido a que Ucrania continúe su ataque militar contra las repúblicas secesionistas y al armamento de Ucrania por parte de Occidente. En lugar de actuar con decisión, el gobierno ruso permitió que continuara un conflicto latente que podría ser explotado fácilmente por Washington. El pueblo ruso lo entendió, aunque el gobierno no lo entendiera.

Al no mostrar firmeza, el gobierno ruso está fomentando el sistema de amiguismo de los oligarcas que quieren un gobierno que puedan utilizar para sus propios intereses. Esto incluye la participación en el sistema de saqueo occidental conocido como “mundialismo”. Estos clientes occidentales de élite se oponen a un poderoso Estado ruso que podría imponerse en el escenario mundial y proponer una política alternativa a la política de saqueo de Occidente. La influencia de este reducido grupo de interés en la política gubernamental indica que el gobierno ruso está comprometido.

Putin intenta liberarse del control occidental dirigiendo la economía de Rusia hacia el este. Este esfuerzo se ve reforzado por las sanciones estadounidenses. Pero Rusia sigue lo suficientemente comprometida con el sistema occidental como para ser vulnerable a las sanciones y está saliendo de él con demasiada lentitud.

Los comentaristas discutieron varios aspectos de las dificultades de Rusia y su búsqueda de transformación en una potencia con un pie en el lado occidental y otro en el lado oriental. Lo que se dice menos o muy poco es que la política económica de Rusia está siendo restringida o incluso encarcelada por el lavado de cerebro neoliberal impuesto a los economistas rusos por los estadounidenses en los años noventa. Como resultado, Rusia se ve debilitada por una política económica que fomenta la privatización y la propiedad extranjera, y por la financiarización de las rentas económicas, es decir, los flujos de ingresos que no son el resultado de inversiones productivas, sino de factores tales como la ubicación y el mayor valor del desarrollo de la infraestructura pública, como si se construyera una carretera de propiedad privada. En una economía financiada, el crédito se utiliza para transferir la propiedad, en lugar de financiar nuevas instalaciones y equipos y la construcción de infraestructuras.

El gobierno ruso y el Banco Central están cegados e ignoran que los proyectos de infraestructura y las inversiones privadas rusas no deberían depender de la obtención de préstamos en el extranjero o de la adquisición de dólares mediante la venta de activos rusos a extranjeros. Estos proyectos pueden ser financiados mediante la creación de rublos por el Banco Central de Rusia. El dinero que se destina a proyectos productivos que aumentan la producción no es inflacionario. En general, estos proyectos reducen los costos.

Para que Rusia tenga éxito, necesita una reeducación económica y un gobierno basado en el nacionalismo ruso y desalentar las provocaciones occidentales con respuestas más contundentes.

Creemos que el mundo occidental y, de hecho, las relaciones internacionales, están muy interesadas en que Rusia sea lo suficientemente fuerte para no ser atacada o provocada, porque una Rusia fuerte es la única manera de reducir la agresión occidental que conduce a una guerra nuclear.

https://www.paulcraigroberts.org/2019/03/01/is-neoliberlism-killing-russia/

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.