Estados Unidos se gana otro adversario en Oriente Medio: Irak bascula hacia Irán

46
En la última semana del pasado año el avión presidencial de Trump apagó sus luces para aterrizar en medio del pánico en el lado americano de la base militar de Ayn Al-Assad en la provincia de Anbar.
Irak y Estados Unidos comparten la misma base militar y las fuerzas estadounidenses son soberanas en su territorio y Trump se negó a aterrizar en el lado irakí de la base.

Su visita se mantuvo en secreto y al Primer Ministro irakí, Adel Abdel Mahdi, sólo le informaron esa misma mañana de su llegada. Por esa razón, tanto Mahdi como el Presidente del Parlamento, Mohamad Al-Halbousi y el Presidente Barham Saleh se negaron a recibirle.

Trump sólo se quedó tres horas en Irak y se volvió a marchar como había llegado: con nocturnidad. Estados Unidos ha gastado cientos de miles de millones de dólares para garantizar la seguridad de Irak y el Presidente tiene que viajar a escondidas.

La visita secreta de Trump a Irak contrasta poderosamente con la del presidente iraní Hassan Rohani, que está en Irak en un viaje que durará tres días, encabezando una delegación de políticos y empresarios. A Rohani le han recibido el Presidente irakí, el Primer Ministro y el Presidente del Parlamento, entre otros.

Rohani informó a la Presidencia irakí de su visita con una semana de antelación y su visita fue anunciada públicamente al mismo tiempo, con luz y taquígrafos. Funcionarios irakíes coordinaron el viaje del presidente iraní con sus homólogos iraníes.

Irán ha tomado la delantera sobre Estados Unidos porque el gobierno irakí ha rechazado las sanciones y favorece el comercio, incluida la energía. Rohani espera concluir importantes acuerdos económicos y comerciales, que elevarán las transacciones entre los dos países a 20.000 millones de dólares. Irán venderá electricidad a Irak y utilizará el dólar y la moneda local en su comercio.

Los dirigentes irakíes están dispuestos a suspender las relaciones diplomáticas con Estados Unidos si Trump insiste en imponer sanciones a cualquier país que trate con Teherán.

La República Islámica ha encontrado nuevas formas de contrarrestar las sanciones estadounidenses mediante la construcción de infraestructuras industriales y ferroviarias y el desarrollo del comercio con Irak, lo que proporcionará dólares para Irán, que, al mismo tiempo, reducirá su dependencia del dólar estadounidense al hacer negocios en moneda local.

La política exterior de Trump y las sanciones totales obligan a los países de todo el mundo a buscar alternativas al sistema monetario y comercial estadounidense. El Europemet está creando un instrumento especial, denominado “Special Purpose Vehicle”, para comerciar con Irán sin pasar por el sistema de mensajería financiera internacional Swift, controlado por Estados Unidos.

China, Rusia, India y muchos otros países que tratan con Irán han acordado seguir comerciando principalmente, pero no exclusivamente, en moneda local para eludir las sanciones estadounidenses.

Las fuerzas políticas irakíes están divididas en dos bandos. El más fuerte quiere la retirada total de las fuerzas estadounidenses del país y el otro quiere mantener una presencia militar reducida para beneficiarse del entrenamiento y la inteligencia.

La posición del gobierno irakí es encontrar un equilibrio: mantener una buena relación con Estados Unidos al mismo tiempo que unas excelentes relaciones con Irán.

Queda saber cuál será la reacción de los imperialistas. Tienen dos opciones. Podrían imponer sanciones también a Irak, rompiendo las relaciones entre ambos países, lo que sería tanto como dispararse en el pie. Estados Unidos necesita a sus tropas en Irak para asegurar su presencia en Oriente Medio. No se sabe cuánto tiempo más podrán seguir ocupando Siria.

La otra opción sería admitir que las sanciones a Irán están condenadas al fracaso debido al rápido desarrollo de los acuerdos energéticos y comerciales entre Irán e Irak. No obstante, al reconocer el fracaso de sus sanciones estarían refrendando el fracaso de su plan para derrocar el gobierno iraní “en unos meses”.

Cualquiera que sea la decisión que tomen, ya han perdido. Sólo han logrado presionar a la economía iraní, lo que está causando dificultades a la población y obligando al gobierno a buscar soluciones con la ayuda del gobierno irakí.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.