El presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, Diosdado Cabello, dijo que el Gobierno Bolivariano no descarta que EEUU pueda promover ataques contra instalaciones públicas en el país caribeño.

“Nos han amenazado con atacar el combustible, pueden atacarlo, lo han hecho, no es casual lo que ocurre en Venezuela (…) ya lo intentaron con el presidente (Nicolás Maduro) el 4 de agosto (2018), ataques selectivos para hacer daño. A EEUU no le importan los muertos y lo otro que pudieran intentar son actos terroristas abiertos a instalaciones como el metro (de Caracas), a escuelas, a hospitales”, señaló.

Las declaraciones de Cabello se dieron en una rueda de prensa en Caracas, en la que reiteró que el apagón reciente fue un ataque al sistema eléctrico impulsado por LAS administración de Donald Trump.

En este sentido, Cabello recalcó que las fuerzas de seguridad del Estado así como las fuerzas revolucionarias se encuentran desplegados en unión cívico-militar en todo el territorio nacional para frenar nuevos ataques contra el país.

“Tenemos nuestra gente desplegada para evitar que eso ocurra. Estamos enfrentando lo que hicieron en el sistema eléctrico que fue un ataque terrorista dirigido por Estados Unidos”, reiteró.

Aseveró que “el imperialismo no tiene ningún tipo de escrúpulos. En Venezuela opera un golpe de Estado que dirige Estados Unidos, es el que presiona y amenaza”.

Las redes eléctricas venezolanas colapsaron el 7 de marzo tras una avería en el Guri, planta hidroeléctrica que proporciona el 80% del consumo de fluido de Venezuela, como consecuencia de un ataque informático al sistema de control automatizado de la central.

El apagón afectó los 23 estados del país y los servicios de telefonía fija y móvil tampoco funcionaban en varios estados

Desertores continúan engañados en la frontera

Durante la rueda de prensa, Cabello señaló que los funcionarios de los cuerpos castrenses que desertaron el pasado 23 de febrero en la frontera colombo-venezolana continúan siendo engañados por la dirigencia de extrema derecha.

“Les estaban dando condición de refugiados, pero en 90 días los expulsan sino demuestran que son sometidos y nadie los estaba persiguiendo (…) Les están ofreciendo 350 mil pesos -colombianos- un colchón y un mapa”, dijo.

A mediados de febrero el ministro para Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, denunció desde las Organización de las Naciones Unidas (ONU), que a los militares que desertaran se les entregaría 20 mil dólares.

T/CO-Con información de Sputnik-AVN
F/PartidoPSUV

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.