jueves, febrero 20, 2020

Astrónomos detectan dos posibles colisiones de agujeros negros en una sola semana

La detección de la onda gravitatoria fue posible gracias a la profunda renovación a la que fueron sometidos los equipos de los observatorios implicados.

Noticias populares

Coronavirus vs. gripe, malaria o sarampión: ¿De verdad es tan temible el impacto del 2019-nCoV? (INFOGRAFÍA).

Con 564 muertos y unos 28.000 infectados, el brote del nuevo coronavirus 2019-nCoV ha sembrado pánico en la sociedad...

EE.UU. incorpora una munición nuclear de «bajo rendimiento» al arsenal de sus submarinos.

La Armada estadounidense ha incorporado una nueva arma en el arsenal nuclear de sus submarinos: un misil de largo...

Winston Churchill, un maníaco genocida

Es adulado en Gran Bretaña y considerado un héroe de la nación. También fue votado como “el mejor británico”...

La colaboración científica internacional ha traído esta semana un nuevo éxito relacionado con la percepción de señales provenientes de los agujeros negros. Las antenas gravitacionales LIGO registraron, a las 5:30 UTC del 12 de abril, una onda gravitatoria que afectó el espacio-tiempo.

El evento fue designado como S190412m y los científicos solo vieron sus efectos gravitacionales, ya que no hubo ninguna señal electromagnética que acompañara a esta onda, algo que hizo pensar que los observatorios estaban presenciando la fusión de dos agujeros negros supermasivos.

«Una semana especial para los agujeros negros se completa con un posible segundo evento», comentó la operadora de LIGO por medio de un tuit. El primero de estos dos eventos se detectó el 8 de abril. Hasta poco antes de esa fecha, los aparatos registradores de ondas estuvieron sometidos a una profunda modernización, la cual duró 19 meses y aumentó significativamente su sensibilidad.

Después de cada suceso gravitacional, un algoritmo estimó las probabilidades de que tuviera origen astrofísico o telúrico, es decir, que fuese proveniente del espacio exterior o de las profundidades de nuestro planeta. Según una sinopsis publicada por la NASA, la onda del día 12 se debió, con una probabilidad del 100 %, a la colisión de dos agujeros negros.

La fuente de ondulación gravitacional se encontraría aproximadamente a 812 megaparsec de la Tierra (cerca de 2.650 años luz), aunque esta cifra fue establecida con un importante margen de error, cerca del 25 %.

Para la del 8 de abril, el algoritmo atribuyó mayores posibilidades a un origen terrestre.

Un evento ondulatorio gravitacional fue registrado por las mismas antenas LIGO, por vez primera, en el año 2015, antes de la mencionada modernización. En cada una de estas instalaciones, dos rayos láser se disparan en sentidos perpendiculares entre dos espejos y luego se interfieren. Al paso de una onda gravitatoria externa, las ópticas de longitudes de carrera en distintas direcciones cambian con cierta periodicidad, algo que altera el cuadro de interferencia.

Fuente: RT

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

PCTE: SNIACE no se cierra.

Compañeros y compañeras de SNIACE: La historia de vuestra fábrica es la historia de la lucha de sus trabajadores y trabajadoras y de sus familias...

Le puede interesar: