El alejamiento de Brasil con respecto a América Latina y su cercanía a Estados Unidos se confirmó a partir de la decisión de su presidente Jair Bolsonaro de abandonar el organismo Unasur. El derechista gobernante, considerado el «Trump del sur», aseguró que dicho tratado era un «invento de Chávez», en alusión al fallecido Comandante Presidente de Venezuela.

A la vez que desbarraba desde Twitter, Bolsonaro recordó el nacimiento de Prosur (Foro para el Progreso de América del Sur), integrado por naciones como Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú y Paraguay, cuyo fin es el «retorno de la democracia liberal» al cono sur americano.

Los únicos miembros que siguen activos en la Unasur son Uruguay, Guyana, Bolivia, Surinam y Venezuela, no obstante, la agenda del «sustituto» Prosur no muestra el amplio abanico de Unasur, centrado en los programas sociales, sino una intención abiertamente intervencionista en los asuntos internos de cada una de las naciones del hemisferio. A la vez, el organismo derechista coincide ciegamente con la agenda regional de Donald Trump.

La decisión se produjo pocas horas después de que Bolivia anunciara que le había transferido la presidencia pro témpore de la Unasur a Brasil tras los intentos que hizo en vano de reunir a los cancilleres de los países miembros.

Unasur, más allá de la visión desde la izquierda de sus fundadores, bebe de la más diversa tradición integradora de América Latina y no tuvo nunca una visión intervencionista, respetando los estilos de gobierno y las dinámicas propias de cada Estado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.