La Habana, 22 abr (Prensa Latina) El emblemático Parque Lenin de esta capital cumple hoy 47 años con signos de renovación y su sello de pulmón verde de esta ciudad al que acuden los fines de semana muchas familias y turistas.

Situado a 25 kilómetros al sur de La Habana, sus 472 hectáreas de áreas verdes tienen un engarce favorable con conciertos para adultos y niños, y la organización de diferentes tipos de ferias.

Los administrativos de este parque reseñan que fue concebido en 1969 durante una visita del líder cubano, Fidel Castro, a la vecina presa Ejercito Rebelde que en ese entonces era un embalse en fase de terminación.

La heroína cubana Celia Sánchez propició entonces dicha idea con un inicio de obras en 1971, para un año después fijar la fecha de inauguración de dicho parque que lleva el nombre del estadista ruso Vladimir Ilich Lenin.

Los estudios preliminares concibieron un parque y complejo recreativo con un carácter definido de bosque.

El parque fue levantado en una zona agreste, sin flora propia en la que predominaba el marabú.

Toda la vegetación que integra los bosques, así como la que complementa los espacios exteriores de las instalaciones, fueron transportada desde diversos lugares del país.

Debido a la mala calidad del suelo de la zona, hubo que excavar alrededor de cuatro millones de metros cúbicos de tierra vegetal para crear un nuevo suelo que permitiera la siembra de los árboles, las arbustivas y el césped.

Además, el proyecto paisajístico circundaba un pequeño embalse de agua que sería utilizado con fines recreativos, y que también fue creado artificialmente con este propósito.

Alrededor de 80 mil árboles se trasplantaron en estado adulto, y entre las especies más abundantes se encontraban la caña brava, la yagruma, el ficus, el pino y la araucaria, el cedro, el almácigo, la carolina, el triplaris, la cyca, y diversas palmáceas.

Posee 670 hectáreas de bosque. Es parte del cinturón verde de la ciudad, considerada como el más grande de su tipo de la capital, y cuenta con un parque de diversiones, amplias piscinas, restaurantes, y un tren de vapor del siglo XIX para recorrer las distintas áreas.

El complejo posee además una galería de arte (Amelia Peláez, homenaje a reconocida pintora ya fallecida) y un taller de cerámica.

Comentan los guías que el sistema constructivo fue diseñado por el arquitecto Juan Tosca con la participación del ingeniero Pimpo Hernández en la comprobación de los análisis estructurales.

Anfiteatro, acuario, terreno de rodeo, piscinas, Bosque Martiano (José Martí, Héroe Nacional cubano), Monte de los Poetas y Valle de Celia, acompañan a un paisaje sumamente atractivo.

El 2 de septiembre de 2017 reinauguraron este parque con la reconstrucción de muchas de sus áreas, entre estas su anfiteatro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.