sábado, septiembre 26, 2020
Enlace externo

Los novios de la muerte y el folclore nacional

Noticias populares

Una segunda cobaya humana que participaba en el experimento de la vacuna sufre graves efectos secundarios

La multinacional farmacéutica AstraZeneca, que desarrolla una vacuna contra el coronavirus con la marca comercial de la Universidad de...

La vergonzosa huída

José L. Quirante.— El 20 de junio de 1791 los reyes de Francia, el Borbón Luis XVI y María...

Niñas asesinadas por el ejército paraguayo tenían 11 años

Las niñas asesinados durante el operativo del Ejército paraguayo contra el grupo insurgente Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) tenían...

Darío Herchhoren.— Ha pasado la llamada «semana santa», y me ha dejado tras de si una serie de reflexiones que quiero transmitir a los estimados lectores.

La primera de ellas es que la llamada semana santa tiene mucho de teatral, y mucho de terrorífica. Muestra quizá lo peor y más siniestro del folclore nacional.Ver a individuos vestidos con la capucha del Ku Kux Klan causa una sensación de miedo; y quizá sea eso lo que quiere transmitir. No olvidemos que la religión debe mucho de su poder al miedo y gracias a ese miedo; que la iglesia católica ha explotado desde la más remota antigüedad. El miedo al más allá; el miedo a la muerte; el miedo a traspasar el muro entre la vida y la muerte. Yo les invito a no tener miedo: Cuando la vida se acaba, y tal como enseñaba el famoso químico Luis Lavoisier nada se pierde, todo se transforma, y esto nos explica dos cosas; primero que el cuerpo se descompone, y que esa descomposición se transforma en nueva vida, ya que a consecuencia de esa transformación hay toda una fauna cadavérica que se apodera de la sustancia muerta para alimentarse, y se crea nueva vida. La segunda conclusión que debe sacarse, es que Lavoisier era en realidad un dialéctico, ya que veía las cosas en un incesante proceso de cambio.

Pero veamos las procesiones de semana santa en su aspecto teatral, con sus costaleros, sus capataces que dirigen los llamados pasos de las procesiones, sus alcaldes y concejales que asisten compunjidos a esas ceremonias, que se repiten todos los años como una letanía, sus presos liberados, sus lavados de pies, sus flagelaciones y sufrimientos, y entre sus procesiones quiero referirme a una de ellas muy especialmente, por su carga de morbosidad y locura, que es la que protagoniza la legión y sus caballeros legionarios. Esa procesión quizá sea la quintaesencia de todo lo que significa la derecha rancia española con sus símbolos tales como los toros, las peinetas y mantillas, la copa de brandy, los puros, el irse de putas, la brutalidad del franquismo, y coronando todo ello el partido Vox, salido de la costilla del PP (Partido Podrido). He visto por la televisión a la legión española, sosteniendo brazo en alto sin esfuerzo, como corresponde a auténticos legionarios, que nunca se cansan, ni tienen frío ni calor, al «cristo de la buena muerte», y entonando el himno de la legión, donde los legionarios decían ser los novios de la muerte. Una de las preguntas que se me ocurren es saber si esos novios de la muerte alguna vez llegan a casarse con la muerte, y si a raiz de ese casamiento tienen hijos; y si esos hijos como hijos de la muerte tienen vida o nacen muertos como su hipotética madre.

Todo esto me lleva a la figura del geneal Millán Astray fundador de la legión española, que es un remedo de la legión extranjera francesa, pero a lo bestia. El fundador Milán Astray era un fascista demente, además de un grave tullido, y el himno de la legión es una pieza musical a su medida que revela entre otras cosas la incapacidad de los sucesivos gobiernos surgidos luego de la muerte de Franco de limpiar las instituciones del estado de excrecencias como el «himno de la legión».

Me cuesta creer que los legionarios que prestan servicio en la legión canten con convicción ese himno morboso que hace una exaltación tan extrema de la muerte. Quiero recordar que el general Millán Astray, en la famosa cena a la que asistió Miguel de Uamuno gritó «viva la muerte» «muera la inteligencia». Además del contrasentido que significa gritar vivas a la muerte, ello revela también el grave desorden mental del general. Una tarea que debería acometer el próximo gobierno es acabar con ese «himno», como una muestra de salud democrática.

Fuente: MPR

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: