Conmemoración en Corea del Sur del primer aniversario de la declaración de Panmunjom, el 27 de abril de 2019. Lee Jin-man / Reuters

El norcoreano Comité para la Reunificación Pacífica de Corea (CRPC) ha presionado a Seúl para que no subordine los acercamientos intercoreanos a la agenda de Washington, advirtiendo que esto podría conllevar una renovación de la tensión en la península.

«Se está creando una grave condición de seguridad que puede [provocar] un regreso al pasado cuando se avecinaba una catástrofe en medio del creciente peligro de una guerra», indicó el CRPC a través de un «memorando» citado por Yonhap.

Pronunciándose durante el primer aniversario de la histórica cumbre intercoreana, Pionyang acusa a EE.UU. de intentar evitar que el progreso entre las dos Coreas rebase los propios avances gestionados por el país norteamericano, y de utilizar sanciones para asegurarse de que esto no suceda.

Ante esto, el CRPC ha urgido a Corea del Sur a que explore «medidas más activas» para concretar el desarrollo sostenible de sus relaciones con el Norte, en miras a lograr una reunificación pacífica que no se vea afectada por la postura estadounidense.

Las sanciones vigentes han privado a la economía de Corea del Norte de insumos clave como gasolina y diésel. El Consejo de Seguridad de la ONU, por su parte, ha prohibido la comercialización de materias primas norcoreanas como carbón y mineral de hierro, que generaban una gran parte de los ingresos para el país asiático.

Sin embargo, Washington se equivoca si piensa que podrá poner «de rodillas» a Pionyang, afirma el ministro de Defensa norcoreano, No Kwang-chol. El ministro de Asuntos Exteriores Económicos, Kim Yong-jae, indica por su parte que estas medidas no han tenido «ningún impacto»: «No nos pueden importar menos y apenas nos afectan», aseveró.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.