El reconocido intelectual cubano Abel Prieto aseguró ayer en la Asamblea General de la ONU que el bloqueo de Estados Unidos es el principal obstáculo que tiene la isla para alcanzar un desarrollo sostenible.

Este cerco económico, comercial y financiero, impuesto por Washington durante casi 60 años, impide acceder a las principales instituciones financieras internacionales y mantiene una férrea persecución a nuestras transacciones, indicó el director de la Oficina del Programa Martiano (por José Martí, héroe nacional cubano).

Según recordó, esa política de asfixia económica y hostigamiento, condenada en la ONU durante 27 años consecutivos por una abrumadora mayoría de países, se ha mantenido a lo largo de casi seis décadas.

En este momento, alertó, se recrudece esa política criminal que no tiene justificación alguna y tanto daño causa a mi pueblo, expresó.

Recientemente, Washington dejó de aplicar las exenciones a los títulos III y IV de la Ley Hemls-Burton, lo cual permite a ciudadanos norteamericanos interponer demandas ante tribunales de Estados Unidos contra empresas que hagan algún acuerdo comercial en propiedades nacionalizadas legalmente por la Revolución en 1960.

Prieto destacó como durante 27 años, la Asamblea General de la ONU ha instado a los Estados a que se abstengan de dictar sanciones y medidas económicas coercitivas unilaterales.

También se refirió a la coyuntura histórica particular que está viviendo la humanidad, en medio de una crisis ética, cultural y ecológica de proporciones incalculables.

Ante tal escenario, Cuba le otorga una gran importancia a la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, a la cultura y la educación, pues estas son el mejor antídoto frente a los estereotipos, los prejuicios, la discriminación, las manifestaciones de odio, expresó.

Pero al margen de las instituciones educativas, en todo el mundo hay poderosas fuerzas supraestatales, una maquinaria que influye -especialmente- en la niñez y la juventud, advirtió en un evento de alto nivel en la Asamblea General dedicado a la cultura y el desarrollo sostenible.

La industria del entretenimiento ha reducido la cultura a una mera mercancía, lo cual atenta contra la diversidad y el pensamiento emancipador, apuntó.

Por ello es tan importante impulsar políticas públicas, dijo y se refirió a los diferentes llamados que hace la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en ese sentido.

Asimismo, habló de la experiencia de Cuba y su empleo de políticas públicas responsables en el sector de la educación y la cultura, a partir de la idea de que el mercado y el afán de lucro no pueden ser quienes dicten modelos y paradigmas.

Abel Prieto es un escritor e intelectual cubano que se desempeñó durante varios años como presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, y luego como titular del Ministerio de Cultura de la isla. También fungió como asesor del presidente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.