Darío Herchhoren.— Marx enseñaba que la historia es la historia de la lucha de clases. Y tenía razón. Yo agrego por mi parte, que la historia es en realidad un proceso, generalmente largo, que acarrea consecuencias durante un período de tiempo a veces secular, y por lo tanto debe estudiarse como un proceso sujeto a cambios e interpretaciones diversas. Como ejemplo de ello, vease la Revolución Francesa de 1789, y la Rusa de 1917, y la China de 1949, y la más reciente Revolución Cubana de 1959.

La guerra del Chaco, se desarrolló entre el 9 de septiembre de 1932 y el 12 de junio de 1935. Los contendientes fueron Bolivia y Paraguay.

Por parte del ejército boliviano se movilizaron 250.000 hombres, y tuvo 60.000 muertos, y por parte paraguaya se movilizaron 120.000 militares y le costó a Paraguay 30.000 muertos.

Se produjo en el Chaco Boreal, una región que reconoce tres partes. El Chaco Boreal al norte, el Chaco Central, y el Chaco austral. Este último pertenece a Argentina desde tiempo inmemorial, y sus límites están bien fijados por tratados internacionales. El Chaco cenral pertenece a Bolivia, pero el Chaco Boreal, es una región inhóspita, con temperaturas de hasta 50 grados centígrados en verano y 0 grados en invierno. Está casi despoblado, y solo habitan en él insectos que transmiten graves enfermedades como el mal de Chagas, producido por la vinchuca, grandes reptiles y hay poca agua. Es una región semidesértica, que ocupa una superficie similar a la de Francia.

Nunca hubo un tratado de límites entre Bolivia y Paraguay, que solo se produjo a la firma de la paz.

En ese tiempo Bolivia estaba gobernada por la oligarquía terrateniente santacruceña, que pertenece a la etnia camba, es decir que son los criollos descendientes de los conquistadores españoles, y estaban muy ligados a lo que se llamó «la rosca del estaño», o sea la gran minería vinculada a la exportación de ese mineral, y que estaba dirigida por Antenor Patiño, un indio multimillonario, cuya familia vivía en Suecia, y que guardaba importantes relaciones con la familia de Alfred Nobel, el inventor de la dinamita, material este indispensable para las voladuras mineras.

La inmensa mayoría de la población boliviana era de etnia coya o colla, y no hablaban castellano, sino que su lengua era el quechua y el aymara.

La proporción de cambas es del 20 por cien, mientras que los coyas son el 80 por cien, al igual que ahora. Sin embargo los cambas siempre gobernaron el país a su antojo, y marginaron violentamente a la inmensa mayoría de los coyas, prácticamente hasta el triunfo de Evo Morales en las elecciones.

El ejército boliviano estaba constituido en el cuerpo de oficiales por cambas, y muchos de los suboficiales también, siendo la tropa de etnia coya.

Durante la guerra dicho ejército estaba comandado en su estado mayor por un general alemán de nombre Hans Kundt, que había participado en la primera guerra mundial, y que no conocía las tácticas de guerra modernas, es decir que desconocía lo que era la guerra de movimientos, y aplicaba en el campo de batalla solo las estrategias de guerra de posiciones de la primera guerra mundial. Ello llevó a que el ejército boliviano sufriera graves derrotas, lo cual llevo a que el mando pasara al general Enrique Peñaranda, un oficial incapaz, sin formación militar, que llega al alto estado mayor por componendas políticas, y que se dedica al saqueo del presupuesto militar, y vende parte del petroleo que la Standard Oil de California extraía de Santa Cruz de la Sierra, el departamento donde había una mayoría étnica de cambas.

Ese es en realidad el motivo que lleva a la guerra entre ambas naciones. La Standard Oil explota en secreto el petróleo que hay bajo el subsuelo del Chaco Boreal, territorio que Paraguay considera suyo.

El ejército de Paraguay estaba comandado por el general José Félix Estigarribia, un excelente soldado, culto, y que había estudiado en la academia militar Bernardo O’Higgins de Chile, donde egresa con el grado de teniente y que complementa en la academia superior de guerra en Francia, participando como oficial francés en la guerra de Marruecos.

Estigarribia, a diferencia de Peñaranda, que rara vez está en el frente, siempre está en primera línea de fuego, y conduce a su ejército a la victoria, que se consolida al firmarse la paz entre los contendientes, a instancias del gobierno argentino y su canciller Saavedra Lamas. El Chaco Boreal forma parte del territorio de Paraguay.

Estigarribia vuelve victorioso a Asunción y una enorme multitud le espera. La situación política de Paraguay, manejado por la oligarquía se enrarece, y Estigarribia es propuesto como Presidente de la República, cargo que asume siendo vicepresidente el coronel Zaldivar Villagra, otro héroe de guerra.

Comienza una acción de gobierno que beneficia a los más pobres, se construyen escuelas y hospitales y se atiende a los mutilados de guerra, iniciándose una reforma agraria que reparte tierra entre los campesinos pobres y se trae maquinaria para roturar y cosechar, pero Estigarribia, ascendido post mortem a Mariscal, muere en un extraño accidente de aviación junto a su esposa, y se sospecha que ese accidente no fue una fatalidad, sino que estaba implicado en la preparación del mismo un teniente de nombre Alfredo Stroessner, que era su ayudante. No hay pruebas directas de ello, pero a la caida del dictador Alfredo Stroessner, hubo una investigación sobre ello y la conclusión era que Stroessner preparó el accidente.

Mi padre tuvo alojado en mi casa siendo yo un niño al coronel Zaldivar Villagra, y que en agradecimiento a esa hospitalidad le regaló su machete y una pistola Luger, y que ocupó la presidencia paraguaya, siendo apartado violentamente de la misma por el general Morínigo, peón de los USA, quien abre las puertas otra vez a la vieja oligarquía paraguaya, y toda la obra de Estigarribia se pierde.

En Bolivia mientras tanto pasa algo parecido. Peñaranda encabeza un golpe de estado, que termina con unas elecciones ganadas por el general Gualberto Villarroel, un militar nacionalista, muy similar a Estigarribia, quien decía que «yo no odio a los ricos, pero me siento mucho mejor entre los pobres». Villarroel aplica medidas de hondo calado social: reparte tierras, construye escuelas y hospitales, favorece la constitución de sindicatos, y mantiene una política de mantenimiento de la empresa Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos en poder del estado. La diferencia de política con la anterior era abismal.

Demasiado para Bolivia. Una turba de individuos armados del estilo de las primaveras árabes, penetra en el Palacio Quemado, sede del gobierno, captura a Villarroel, lo mata a golpes, y una vez muerto, lo cuelgan de una farola.

Todos estos movimientos nacionalistas, estaban a punto de estallar en toda América del Sur. Una logia de oficiales argentinos, entre los cuales estaban los tenientes coroneles Juan Domingo Perón y José Epifanio Sosa Molina, tenía ya en desarrollo un movimiento continental.

La logia era conocida como GOU. Hay dos posturas sobre el significado de esas letras. Una dice que era Gobierno, Orden, Unidad, y otra cree que era Grupo de Oficiales Unidos. De ese movimiento sale luego el peronismo en Argentina y el Movimiento Nacionalista Revolucionario en Bolivia con dirigentes como Hernán Siles Suazo, Víctor Paz Estenssoro o Juan Lechín.

En Brasil aparecen movimientos de militares, que son conocidos como «tenientismo», ya que eran tenientes del ejército los que empujan los cambios. Surge el Partido Trabalhista (Laborista), de tendencia nacionalista.

Como vemos, los procesos revolucionarios llevan tiempo. Hay que tener paciencia y esperar a que las plantas den fruto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.