El mafioso Tahiri saluda a Manuel Valls

Tanto Albania como Kosovo se han convertido en Estados delincuentes. No sólo están regidos por delincuentes sino que exportan delincuencia organizada. La diáspora albanesa ha creado grupos de hampones en Turquía, Grecia, Macedonia, e incuso en Suiza. Una gran parte del transporte de heroína en Europa pasa por sus manos.

En Tirana ha comenzado un juicio por narcotráfico contra Saimir Tahiri, de 39 años, un antiguo ministro de Interior y estrecho aliado político del Primer Ministro Edi Rama, ambos miembros del Partido Socialista albanés.

Poco antes de dimitir de su cargo en la primavera de 2017, Tahiri participó en una convención europea contra el crimen organizado, junto con colegas como Manuel Valls, hoy miembro de Ciudadanos y entonces ministro francés de Interior.

El juicio contra Tahiri se suspendió por razones de procedimiento. Al salir de la sala del tribunal Tahiri dijo que no tenía ninguna duda de que se trataba de un juicio político y que estaba deseando que se hiciera justicia.

El nombre de Tahiri apareció en una escuchas telefónicas ordenadas durante una investigación de uno de sus primos lejanos en un caso de narcotráfico. Insistió en que en otra parte de la investigación, los tribunales italianos habían establecido que no tenía ninguna relación con esta historia. Basándose en el caso Tahiri, la reacción acusa al gobierno socialdemócrata de corrupción y de vínculos con el crimen organizado.

Albania se encuentra en una profunda crisis política. A pesar del llamamiento internacional, la reacción anunció el boicot a las elecciones municipales del 30 de junio y sus miembros renunciaron al parlamento. Las manifestaciones episódicas que organizan suelen estar marcadas por la violencia. La siguiente es el viernes por la noche. La campaña para las elecciones municipales se está llevando a cabo en un ambiente de tensión, y la reacción cree que no pueden tener lugar después de la decisión de cancelarlas tomada por el Presidente de la República, Ilir Meta, enemigo de Edi Rama. El Parlamento consideró inconstitucional esta anulación.

Una escuela en Shkodra (norte), que servirá como centro de votación para las elecciones municipales, fue blanco el martes de cócteles molotov lanzados por miembros de la reacción, según la policía. También se denunciaron otros incidentes en Kamza, un barrio de Tirana, en las afueras de una escuela donde los policías tuvieron que lanzar gases lacrimógenos. En Burrel, a 50 kilómetros al norte de Tirana, también se produjeron enfrentamientos, según la policía.

En un comunicado, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) denunció los ataques violentos a las instituciones encargadas de organizar las elecciones en varios municipios de Albania. También pidió a los organizadores que se aseguren de que la manifestación de mañana sea pacífica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.