lunes, julio 22, 2019
Inicio Artículos Los asesinos invisibles de Israel están en todas partes

Los asesinos invisibles de Israel están en todas partes

Gideon Levy.— Los asesinos viven entre nosotros. Nadie los acecha, nadie los investiga, no son buscados y nunca se avergüenzan.

Han disparado a otros seres humanos con intenciones siniestras, los han matado y son considerados inocentes de cualquier maldad. Continúan sus actividades diarias, con su familia, amigos, carrera y dinero. No tienen nada que ocultar, ni nadie de quien esconderse, porque nadie los ataca. No tienen nada de qué avergonzarse, porque han cumplido con su deber y hasta están orgullosos de ello.

En casa, son considerados héroes que defendieron a su país. En Israel, incluso se les considera como personas que tienen valores, porque son combatientes. Se paran detrás de ti cuando tienes que esperar en fila y están a tu lado en el tráfico, sentados a tu lado en restaurantes, en aviones y en el teatro. Sangre de gente inocente está en sus manos. Los asesinos invisibles de Israel están en todas partes.

Se trata del agente de la policía de fronteras que disparó al joven Abdallah Gheith el 31 de mayo de 2019. ¿Un hombre joven? En realidad, un chico, tenía 15 años. Como dice su tío Halaf: “Nunca ha visto el mar”.

Abdallah soñaba con rezar en la mezquita de Al-Aqsa con su primo el último viernes del Ramadán. Ambos eran demasiado jóvenes para conseguir un pase. Su padre los dejó cerca de un agujero en la cerca y Abdallah fue asesinado mientras estaba atrapado entre dos cercas. Una zona de muerte israelí no declarada, como en Corea del Norte. Cualquiera que lo cruce es condenado a muerte. Cuando ocurrió en Berlín Este sorprendió a todo el mundo. Es insignificante cuando ocurre en Belén.

Después de que apareciera el otro día el artículo de Haaretz sobre el asesinato del joven, el portavoz de la policía de fronteras me llamó la atención sobre algunos errores en ese artículo. Como dijo, el joven fue asesinado a tiros mientras trepaba la cerca, no mientras estaba en el suelo, y los agentes de la policía fronteriza le dispararon durante una emboscada sin correr hacia él.

El cuadro está ahora completo, en caso de que todavía haya dudas. El chico fue liquidado: asesinado. También podríamos decir que fue ejecutado.

Un niño desarmado -miren sus fotos, su mirada inocente- que escala una valla para realizar un sueño y rezar en un lugar sagrado en un día santo. La policía de fronteras le disparó con un arma mortal, un rifle Ruger, que el Fiscal Militar General considera como un acto de fuego efectivo. Lo hicieron mientras les tendían una emboscada en el momento en el que los jóvenes trepaban la valla. Sólo una persona estaba en peligro en ese escenario: el niño.

Unas horas antes, la policía fronteriza disparó a un joven que intentaba cruzar la misma valla y resultó gravemente herido. Esa es su expresión. No conocen otra cosa: disparar a jóvenes desarmados que no ponen en peligro a nadie, cuyo único deseo es llegar a un lugar que tienen un derecho inalienable a ver y que las reglas de la justicia natural deberían dejarles hacer. Estos jóvenes intentan escapar a la libertad, al igual que los que huyeron de Berlín Este. Y no hay manera de describir un tiroteo de este tipo por agentes de policía emboscando a un niño desarmado que intenta atravesar una valla, excepto como un asesinato.

Estos guardias fronterizos son considerados como “combatientes”, pero son los más cobardes de los soldados o policías. Qué miserable y cobarde dispararle a un chico que trepa por una valla. ¿Cómo es posible que no se avergüencen de sus acciones estos agentes de la policía de fronteras? No, lejos de mí, este pensamiento, desde un punto de vista moral, no exageremos nuestras expectativas, sino desde un punto de vista estrictamente operativo.

Y es indignante que este asesinato ni siquiera se considere como un accidente. Sin investigación, sin arresto, sin juicio. El portavoz de la policía fronteriza dijo que para protegerlos no puede hacer otra cosa que apuntar al corazón de un joven inocente que trepa una valla y cae muerto frente a su padre, dejando una familia destrozada detrás de él? Ha pasado mucho tiempo desde que vi a un padre afligido tan quebrantado como Luai, el padre de Abdallah, su hijo mayor, que era todo su mundo.

El asesino del adolescente Gheith vive entre nosotros. Es una persona muy peligrosa. Nadie está pensando en detenerlo. Por supuesto, no es el único entre nosotros.

https://www.haaretz.com/opinion/.premium-israel-s-border-police-murderers-among-us-1.7451743

A TRAVÉS DEMPR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ÚLTIMAS NOTICIAS