Aza Boukhris.— El 26 de junio el Ministro de Defensa ruso Serguei Choigu y su homólogo maliense, el general Ibrahim Dahirou Dembelé, firmaron un acuerdo de cooperación militar y de seguridad en Moscú porque las fuerzas francesas en Mali tienen crecientes dificultades en materia policial.

El acuerdo de cooperación militar entre Moscú y Bamako se firmó durante la Exposición Militar Internacional del Ejército de este año, que ahora atrae a muchos oficiales africanos. Los ministros de Defensa de África están deseosos de diversificar sus suministros de armas y la protección de la seguridad. El año pasado el Ministro de Defensa de Burkina Faso hizo lo mismo.

Recordemos que en los años sesenta y setenta, con la Guinea de Sekou Touré, la Malí de Modibo Keita fue uno de los peones de la antigua URSS en el tablero de ajedrez de la Guerra Fría en África Occidental. Sin ir tan lejos como Guinea, la antigua URSS intensificó su cooperación militar, cultural y minera con el régimen panafricanista y antioccidental de Bamako. La presencia rusa fue omnipresente y diversificada. Ahora es fácil para la nueva Rusia recordar aquella “edad de oro” de la cooperación ruso-maliense y señalar el neocolonialismo y los errores de la cooperación franco-maliense.

Hoy en día en Malí las masacres suceden a las masacres, a veces del lado de los peuls, a veces del lado de los tuaregs o de los dogones, mientras que la lucha contra los yihadistas parece larga e incierta. En el Sahel y especialmente en Malí, la acción de Francia, incluida la Operación Barjan, es objeto de duras críticas e incluso de manifestaciones hostiles, sobre todo porque el apoyo mostrado al Presidente Ibrahima Boubacar Keita y a su régimen altamente corrupto desacredita a la Francia del Presidente Macron y de su Ministro de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian.

En África Central y Malí, Jean-Yves Le Drian desempeñó un papel importante en el intento de rescate militar de estos dos países y luego en el fiasco de estas intervenciones, que tuvieron poco impacto en la crisis nacional de ambos países, aunque su contexto es muy diferente. Al igual que en África Central, el Presidente Putin aprovechó esta oportunidad excepcional para lograr un impacto duradero en lo que una vez fue el “patio trasero” francés.

Jean-Yves Le Drian fue Ministro de Defensa del Presidente Hollande durante sus cinco años del mandato (2012-2017). Recordamos la emoción del Presidente Hollande el 3 de febrero de 2013 en Bamako, cuando declaró que era el día más hermoso de su vida política. Jean-Yves Le Drian estaba a su lado y pudo apreciar el júbilo del pueblo maliense hacia Francia y su presidente. Se suponía que la Operación Serval salvaría a Mali.

En julio de 2019 Jean-Yves Le Drian, ministro de Asuntos Exteriores de Emmanuel Macron, evaluará el cambio de actitud del pueblo maliense. Mientras que la Operación Sangaris tenía obviamente objetivos puramente centroafricanos, ya que la Operación Serval se limitaba a Malí, la Operación Barjan forma parte de la lucha contra el yihadismo en el Sahel. Sin embargo, las observaciones no están lejos de ser las mismas: “Vamos contra la pared”.

Los expertos militares franceses, que se han convertido en consultores, tienen serias dudas sobre la eficacia de nuestra acción en el Sahel y, en particular, en Malí. El general Bruno Clément-Bollée, ex jefe de la Operación Licorne en Costa de Marfil, no ha debatido mucho recientemente sobre la situación en el Sahel y la Operación Barjan. El 6 de junio de 2019, en los micrófonos de Radio France Internationale, declaró que “vamos directamente contra la pared” en el Sahel, que era un “descenso al infierno” y que la situación era similar a la de África Central, donde “los señores de la guerra locales se apoderaban de las fortalezas sobre las que gobernaban”. Después del triste final de Sangaris en África Central, podemos preguntarnos sobre el futuro de Barjan en el Sahel y especialmente en Mali.

En menos de dos años Rusia ha logrado establecer una presencia a largo plazo en la República Centroafricana, ante los 12.000 cascos azules de Minusca y una base militar francesa en el aeropuerto de Bangui. El Acuerdo de Jartum entre las autoridades de Bangui y los grupos rebeldes fue preparado por negociadores y asesores rusos. El grupo Wagner, presidido por el famoso oligarca Evgueni Prigoguin, se dedica ahora al mercenarismo, la inteligencia, el control de los medios de comunicación y, por supuesto, a la explotación de las minas de oro y diamantes. Las campañas antifrancesas se han multiplicado en los círculos políticos y mediáticos centroafricanos. El acuerdo de cooperación militar ruso-centroafricano de septiembre de 2017 legitimó esta nueva situación. ¿Ocurrirá lo mismo en Malí?

¿El acuerdo militar ruso-maliense del 26 de junio de 2019 permitirá al grupo Wagner establecerse en Malí como lo hizo en la República Centroafricana? La riqueza mineral del país, en particular el oro, la fuerte demanda de armas por todas partes, el tráfico de todo tipo y las campañas antifrancesas en Bamako son atracciones que el Kremlin no debería descuidar.

https://mondafrique.com/loffensive-militaire-russe-au-mali/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.