Los días de mayor venta de Amazon  el 15 y 16 de julio -llamados Prime Days- han estado marcados por la huelga de los trabajadores y las protestas en Estados Unidos y Alemania. Las protestas estuvieron semicoordinadas, apuntando a Amazon cuando sus almacenes están operando a plena capacidad y la empresa está bajo el fuego de los medios de comunicación.

En Alemania los trabajadores de Amazon organizandos en el sindicato Ver.di han estado en huelga durante dos días como parte de una lucha salarial sostenida. El sindicato dijo que 2.000 trabajadores participaron en siete instalaciones.

Mientras tanto, en Estados Unidos un pequeño grupo de trabajadores abandonó el centro de ejecución de Shakopee cerca de Minneapolis. Otros en un almacén de Chicago se acercaron a su jefe directamente con demandas. Trabajadores y simpatizantes de la región se reunieron para manifestarse frente a dos almacenes en Portland, Oregón.

Al mismo tiempo, organizaciones de derechos de los inmigrantes organizaron manifestaciones en ocho ciudades de Estados Unidos para denunciar la colaboración de Amazon con la policía de inmigración y aduanas (ICE). Amazon aloja la base de datos en línea que la policía usan para rastrear a los inmigrantes que están tratando de deportar. El mitin de la ciudad de Nueva York se llevó a cabo en la terraza de una vivienda de 80 millones de dólares de Jeff Bezos, el propietario de Amazon.

El centro de ejecución de Shakopee, un suburbio de Minneapolis, fue el escenario de algunas de las manifestaciones más conflictivas y exitosas hasta la fecha. Dos veces en el último año, los trabajadores de los almacenes de Amazon han parado para protestar contra objetivos de productividad cada vez mayores y la discriminación contra los trabajadores musulmanes.

Estas acciones, apoyadas por el Awood Center, un centro de trabajadores del este de África con sede en la comunidad de Minnesota, condujeron a las primeras negociaciones entre Amazon y una organización sindical estadounidense. Los trabajadores afiliados al centro se han organizado en torno a la declaración “Somos humanos, no robots” y también hacen campaña contra las represalias y los problemas de salud y seguridad.

Apoyados por el ejemplo de Minneapolis, los trabajadores de un centro de reparto de Amazon en Chicago el 16 de julio iniciaron su propia acción el Prime Day. Entrevistaron a sus compañeros de trabajo para formular demandas y acordaron tres: aire acondicionado, seguro médico y un salario de 18 dólares por hora a lo largo de cada semana de trabajo.

30 trabajadores del turno de noche ocuparon la oficina de un jefe de equipo durante un descanso a las 2:30 de la madrugada para dar a conocer sus demandas. Después de un animado regreso, acordaron reunirse con el gerente del almacén.

“Nuestro objetivo de hoy era conseguir una reunión con la persona que tiene la capacidad de tomar decisiones sobre nuestras exigencias”, dijo uno de los que participó en la acción. “Sabíamos que el mejor escenario era conocer al encargado del sitio y eso es lo que hicimos”.

Después de la reunión, la delegación volvió al trabajo y completó su programa. Los trabajadores que no habían participado estaban ansiosos por saber qué había sucedido. “Otros trabajadores vieron que podíamos hacer que la empresa se ocupara de nosotros”, dice un trabajador que clasifica los paquetes para la entrega. “La gente me hacía preguntas, se ponía en contacto conmigo después de la acción. Esto ha aumentado nuestra visibilidad”.

Los centros de entrega son el último paso en la cadena de almacenes de Amazon. Los artículos llegan ya empaquetados de instalaciones situadas en el inicio de la cadena de suministro, incluidos los centros de procesamiento de pedidos como Minnesota. Los trabajadores de los centros de entrega clasifican los paquetes y los cargan en furgonetas para su entrega. Estas instalaciones han proliferado en los principales centros urbanos como parte del esfuerzo de entrega en un día o en el mismo día.

Los trabajadores del almacén de Chicago normalmente ganan 15 dólares la hora. Como incentivo los jefes han prometido pagar 18 dólares por cada hora extra trabajada a turnos, pero la tarifa más alta sólo se aplica a las horas extras y no a todo el horario de trabajo.

Muchos trabajadores no tienen suficientes horas de trabajo para disfrutar sel seguro médico de la empresa. En Estados Unidos el seguro médico depende en gran medida del tipo de contrato de la empresa.

Un almacén de Amazon puede calentarse mucho porque sus paredes y techo son de metal. En 2012 la empresa anunció que estaba instalando aire acondicionado en sus centros de ejecución después de un cuidadoso escrutinio público e incidentes de alto perfil. Pero el aire acondicionado no se ha instalado en otros almacenes.

En el de Minnesota los trabajadores organizaron una huelga el 15 de julio y se unieron a los piquetes. Informaron que los jefes y la policía estaban vigilando la salida del almacén para averiguar quién paraba, lo que tuvo un efecto disuasivo sobre la participación.

Los organizadores esperaban que 100 trabajadores dejaran la empresa. Al final lo hicieron muchos menos. Sin embargo, los trabajadores y los partidarios de la huelga organizaron un piquete, bailaron y se reunieron hasta que la lluvia y una tormenta terminaron con la acción.

En el mitin estuvo al menos un miembro del sindicato local de trabajadores del transporte 1224, el Sindicato de Pilotos Aéreos Atlas, que es responsable del transporte de las mercancías de Amazon. El sindicato 1224 fue bloqueado durante las negociaciones del contrato con Atlas Air y públicamente atacado por Amazon. En mayo, los miembros convocaron un piquete frente a la junta de accionistas.

Uno de los temas importantes de la huelga de Minnesota fue el alto índice de accidentes debido a la búsqueda constante de productividad. Amazon mantiene una unidad de cuidado en el lugar, AmCare. Los trabajadores dicen que esta unidad es insuficiente para satisfacer sus necesidades en un lugar de trabajo con muchos problemas de salud y seguridad.

“Incluso si se lo pido [a un médico] no te lo da”, dijo Mohamed Hassan, un empleado de Shakopee, a través de un traductor. “No hay médicos en la unidad, ni siquiera una enfermera. Uno de los jefes de Amazon está presente”.

“La gente tiene miedo de ir a AmCare en mis instalaciones”, dice Kimberly Hatfield-Ybarra, una trabajadora de Dallas Amazon que voló a Minneapolis para apoyar la acción. “Porque es tu primer paso hacia la puerta”, dijo en referencia al despido.

El aumento de las cuotas de productividad de Amazon obliga a los trabajadores de los almacenes a elegir entre su salud y el cumplimiento de los estándares cuantitativos (digitalizados). Muchos de ellos se rinden rápidamente debido a la presión o son despedidos.

“Si no vas lo suficientemente rápido, ¿cómo vas a ir al baño?”, dijo Sahro Sharif, un recogepedidos de la fábrica de Shakopee. “Si tienes miedo de no cumplir los objetivos, no quieres correr el riesgo. Las personas mayores, que no pueden alcanzar los objetivos, tienen aún más miedo a perder su trabajo”.

La batalla del agua

Los trabajadores de la planta de Chicago ya han tomado medidas para obtener agua potable decente.

“Sólo había dos o tres estaciones de agua de tanque en el almacén, que siempre estaban sucias y vacías”, dice un trabajador. Los trabajadores hicieron circular un pliego de firmas, que recogió 140 firmas -cerca de un cuarto de la fuerza de trabajo- y la entregaron en una reunión durante el cambio de turno.

La acción tuvo resultados rápidos. Los jefes se apresuraron a comprar agua y a distribuirla a todos durante las horas de trabajo de los equipos. En pocas semanas habían instalado sistemas de agua filtrada y distribuido agua embotellada a todo el mundo.

Después de esta victoria los organizadores escribieron una declaración describiendo lo que habían hecho y cómo habían ganado y la distribuyeron a sus colegas en media página de papel. “Recibimos muchos comentarios positivos”, dice Miller. “La gente ha empezado a sugerir que también nos ocupemos de otros asuntos”.

Los militantes de Chicago se inspiraron en la huelga de Shakopee y esperan inspirar a otros trabajadores de Amazon. “Me gustaría que otros escucharan sobre lo que hacemos y lo tomaran como algo propio”, dice un trabajador. “Demostramos que es factible, y que la gente debería intentar algo en vez de no hacer nada”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.