La debacle del régimen de Moreno no sólo se expone en el tremendo déficit fiscal, el imparable crecimiento de los índices de desempleo, subempleo; violencia en las calles, en las cárceles, corrupción, imposibilidad de pagar salarios a trabajadores del sector estatal, sino que ha caído en una bancarrota moral sin precedentes históricos.

Las últimas declaraciones de Moreno sobre el emprendimiento dan cuenta, en resumen, de los niveles de brutalidad que expone este régimen hambreador, entreguista y represivo:

Es decir, además de que exalta el trabajo infantil, avala la informalidad, la precarización laboral que por otro lado la persigue, la combate.

Lo que no entiende este miserable, es que además de los “monitos” -como se refiere a los niños de la costa-, es que además de ellos, el 60% de la población que se mueve entre el desempleo absoluto y el subempleo, terminarán vendiendo en las calles cualquier cosa porque el Estado y la empresa privada ya no tienen capacidad de generar empleo y obvio, para este cretino, pararse con una gaseosa, unos cuantos vasos plásticos en una esquina, o vender plátanos asados, son la panacea del emprendimiento.

Pero la sinvergüencería de este régimen no para ahí.

Mientras condonó deudas e intereses por más de 4 mil quinientos millones de dólares a los grandes empresarios, ahora pretende generar un “IMPUESTO SOLIDARIO” al común de los ecuatorianos para poder pagar a los jubilados impagos durante meses.

Es decir, quiere sacarnos el dinero del bolsillo a las masas, a aquellos miles de trabajadores que dejó en el desempleo; aquellos cuyas familias deben poner a trabajar a tres de sus componentes para medio poder satisfacer lo que cuesta hoy la canasta básica, para que sean quienes asuman la responsabilidad que tiene el Estado. Más infamia y sinvergüencería, ¡imposible!

Nada de esto hay que olvidar, que las masas no se queden sin memoria, que ese odio de clase que se ha ido gestando desde hace siglos, hoy se potencie y devenga en organización, en preparar las condiciones subjetivas para desatar la gran tormenta obrero campesina popular por la Nueva Democracia.

No olvidar que son estos gobernantes que independientemente de su tienda política, siempre, siempre han incurrido en lo mismo, servir al imperialismo y a la dictadura de grandes burgueses y grandes terratenientes.

No olvidar que, estos miserables, nada habrían podido hacer sin el aporte estratégico del revisionismo y del oportunismo.

Que María Paula Romo y su séquito, otrora se llamaban a sí mismos “revolucionarios”. Que los dirigentes de la CTE y del FUT ya negociaron, de espaldas a los trabajadores, las reformas al Código de Trabajo con el gobierno y los empresarios. Que muchos de los “revolucionarios” de Alfaro Vive Carajo fueron serviles al fascismo correísta y, que otros, son lacayos de este régimen comprador.

No olvidar que las masas son las hacedoras de la historia y que éstas urgen de la correcta dirección ideológica que nos es otra que el marxismo-leninismo-maoísmo, pensamiento Gonzalo.

POR NUESTROS NIÑOS EN LAS CALLES: ¡LA REBELIÓN SE JUSTIFICA!

POR LOS DESEMPLEADOS: ¡LA REBELIÓN SE JUSTIFICA!

POR  LOS JUBILADOS SIN PAGA: ¡LA REBELIÓN SE JUSTIFICA!

POR LOS SIN TIERRA: ¡LA REBELIÓN SE JUSTIFICA!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.